jueves. 18.04.2024
somoscomarca_vilamartin_valenciadosil_sputniklabrego_2023
Sputnik Labrego “Durante toda la historia, Valdeorras ha tenido asentamientos”

Fue hace siete años cuando los arqueólogos de Sputnik Labrego llegaron a la comarca de Valdeorras para datar, limpiar, conocer, estudiar y poner en valor algunos de sus yacimientos más valiosos.

Ahora ya forman parte de la vida de Valdeorras donde aseguran “sentirse como en casa”, tal y como señala Carlos Tejerizo, director del proyecto desarrollado por el Instituto de Ciencias del Patrimonio y por el CSIC, quien destaca que a través de diferentes estudios y cronologías han conocido una buena parte de la historia de la comarca, “desde las pinturas calcolíticas de Palas de Cabras hasta la Ciudad de la Selva”, puntualiza.

Palas de Cabras ha sido las que han centrado la atención en los últimos meses y no es para menos. Estas pinturas datan de la época calcolítica con cerca de 6.000 años de historia. “Es un yacimiento muy singular e importante para el noroeste de España y no solo por la estación de pintura”, advierte Tejerizo quien matiza que es la zona más al norte donde se encuentra el denominado ídolo oculado. “Hemos encontrado cinco pero puede haber siete u ocho”, advierte.

Esta es la zona más antigua que ellos han estudiado aunque son conscientes de que hay evidencias de vida anterior encontradas por José Fernández, “Pepe das Pedras” y el historiador Santiago Ferrer “tienen documentadas otras zonas del paleolítico”, admite.

Lo cierto es que este yacimiento, ya declarado Bien de Interés Cultural, BIC, está muy cercano a la  primera aproximación del grupo a Valdeorras, la Ciudad de la Selva. Hasta 19 campamentos de guerrilleros antifranquistas ha encontrado Sputnik Labrego en los montes de Casaio, todos datados durante la Guerra Civil o el periodo de posguerra.

Pero no son estos sus únicos estudios en la comarca de Valdeorras. El yacimiento de O Castelo de Valencia do Sil, en el concello de Vilamartín de Valdeorras es otro de esos lugares que merece la pena conocer y poner en valor. Datado en diferentes fases del Imperio Romano, Sputnik Labrego volverá este verano a este castro para continuar con las excavaciones y consolidación de las partes romanas que ya han investigado.

“Hemos tenido la suerte de trabajar diferentes contextos. Teníamos la idea de que la historia de Valdeorras era compleja y desconocida pero, a través de la arqueología, hemos podido completar esa parte de cómo es Valdeorras”, explica Tejerizo quien señala que en próximas campañas volverán a Palas de Cabras para la restauración y puesta en valor. “Además, tenemos pendiente la presentación de un libro con los resultados de los estudios sobre la Ciudad de la Selva”, advierte.

Valdeorras, foco poblacional

A la pregunta de por qué Valdeorras siempre ha sido un foco de población, Tejerizo asegura que la comarca “lo tiene todo y con ello se refiere a una zona de mayor altitud, óptima para el pasto mientras que la zona baja permite la ocupación humana para la agricultura. “Valdeorras destaca por la minería, cerca están las Medulas que no es casualidad el impacto del imperio romano. De hecho el yacimiento de Valencia do Sil es una zona de explotación de minerales,”, profundiza.

La presencia de uva y vino también ha estado presente a lo largo del desarrollo de la comarca. “El año pasado encontramos en Valencia do Sil una uva del siglo IV a. C”, puntualiza el estudioso quien recuerda que el investigador valdeorrés, Isidro García Tato ha trabajado de manera profundiza en este tema. “Somos herederos de esas investigaciones”, asegura destacando que en la época tardo medieval hubo una gran expansión de los viñedos así como en el siglo XIX.

“Valdeorras tiene características similares a otras zonas que favorecen la población pero es con sus peculiaridades con lo que gana potencial”, puntualiza mientras recuerda que, además, siempre ha sido una zona de paso puesto que ya en época romana la Vía XVIII “que tiene seguro un origen anterior” tal y como demuestra que pase por Palas de Cabras.

Sputnik Labrego «Durante toda la historia, Valdeorras ha tenido asentamientos»