jueves. 18.04.2024
Valdeorras, tierra de contraste y desconexión

Con motivo de las fiestas navideñas son muchos los que se acercan hasta Valdeorras buscando desconexión a través de la belleza de su paisaje y la gastronomía que la caracteriza, ya que cuenta con grandes lugares que permiten a los turistas disfrutar por completo de una tierra tan rica como la nuestra.

El concello de O Barco ofrece varias zonas muy distintas entre ellas, como es paseo del Malecón —a la orilla del río Si— que lleva hasta la zona antigua y enlaza con Viloria y su Casa Grande. El regreso hasta el centro de la ciudad se puede realizar por el puente de San Fernando, bajando por toda la calle oscura.

somoscomarca_viloira_otoño_casagrande_2021Otoño en la plaza Otero Pedrayo de Viloira y Casa Grande de Viloira

Si la idea es realizar senderismo, Valdeorras cuenta con una ruta muy enriquecedora como es el Camiño de Inverno, además de otros lugares como son la Pincheira de Fervenza —una caída de agua del arroyo de unos 25 metros—, o el banco mirador que une Fervenza con Correxais. Otras opciones dentro del concello son el mirador de Alixo, el paseo del Castro, el mirador de la Torre y el Monasteiro de Xagoaza.

Pincheira de Fervenza

En otros municipios de la comarca se encuentran lugares de desconexión como es el Parque Natural da Serra da Enciña da Lastra en Rubiá, nombrado parque natural en el año 2002 y convirtiéndose en uno de los más jóvenes de Galicia. Además, en Carballeda se puede visitar su Malecón y el Teixadal, donde se encuentran los tejos más antiguos de Europa. En A Rúa, sin embargo, se encuentra el Barranco Rubio —un mirador en la parte alta de montaña y O Aguillón.

Un poco más lejos, en A Veiga, se encuentra la Cántara da Moura, el embalse, el Observatorio Astronómico, además de contar con varias rutas de senderismo por la zona. Asimismo, una parada imprescindible en la Santuario de Nuestra Señora de las Ermitas, un paraje entre Viana do Bolo y Rúa, además del castillo de O Bolo que cuenta con unas vistas espectaculares. Sin embargo, Vilamartín destaca por su llamativa senda del río Farelas y el Bañadoiro.

 Santuario de Nuestra Señora de las Ermitas

Cabe destacar que Valdeorras es una zona de gran contraste, que combina sus altas montañas con las cuentas fluviales del Sil y la calidad de su tierra permite que se produzca uno de los mejores vinos del territorio nacional. Los visitantes que se acercan hasta la comarca no pueden marcharse sin conocer las bodegas antiguas con las que cuenta la zona y sin degustar los alimentos típicos propios de cada estación.

Viñeos de godello, mencía y garnacha contemplan el valle desdeOuteiro (Petín)

Valdeorras, tierra de contraste y desconexión