martes. 28.06.2022

«A la falta de alimentos se le suma que ya no pueden pagar la luz o el alquiler»

La asociación Cáritas Valdeorras brinda ayuda en el pago de las facturas y de alimentación a 150 personas de la comarca. De estas, cincuenta están en peor situación
«A la falta de alimentos se le suma que ya no pueden pagar la luz, el agua o el alquiler»

El aumento en el precio de las facturas habituales de una vivienda o el incremento en la cesta de la compra obliga a muchas familias a solicitar ayuda a entidades como Cáritas Valdeorras para poder hacer frente a sus necesidades básicas. Actualmente, la asociación ofrece ayuda a 150 personas de toda la comarca, de las cuales cincuenta están en peor situación.

Isabel Álvarez, miembro de Cáritas, afirma que todas las familias a las que se le brinda apoyo tienen algún tipo de ingreso, porque únicamente con la ayuda que se les ofrece no podrían vivir. «Lo que nosotros intentamos es ayudarles, pero no es una ayuda que pueda quitarles todas las necesidades que tienen en la vida diaria».

En el año 2020, Cáritas ayudó a 559 personas con un total de 4566 servicios prestados, mientras que en el 2021 fueron 494 personas con 5233 servicios. Lo que demuestra que ha disminuido el número de personas que requieren de las ayudas que ofrecen, pero las que los solicitan son con mayor frecuencia.

«También proporcionamos ayuda para el pago de facturas de luz. Si es cierto que en algunas no se ha notado el incremento y pueden hacerse cargo ellos, pero hay familias a las que le es imposible. A la falta de alimentos se le suma que ya no pueden pagar la luz, el agua o el alquiler», destacaba.

Desde la asociación han comprobado que la pobreza de las familias que están en peor situación es cronificada, que se encuentran en un círculo del cual es complicado que salir al no tener un puesto de trabajo.

Programas activos en Cáritas Valdeorras

En Cáritas Valdeorras tienen varios programas de ayuda. El Programa de Familias está destinado a los grupos familiares que requieren de alimentos, tanto no perecederos como frescos. «Los alimentos frescos vienen del banco de alimentos de Ponferrada y del Sil una vez al mes. A raíz de la Operación kilo se ha llenado nuestro banco de alimentos y nos da un margen para ayudar antes a una familia que necesite».

El Programa de Transeúntes está destinado a la gente que está de paso. Se les ofrece comida en el bar de la Estación de Tren y se les da acogida en el ropero para que puedan cambiarse de ropa y ducharse, con el fin de que tengan un aseo más completo.

El Programa de Empleo va dirigido a las personas que estén buscando un empleo. «Pueden anotarse a las listas. Consiste en la presentación de ofertas por parte del particular y nosotros intentamos cubrirlas con los listados que tenemos. Funciona bastante bien porque se ha ido corriendo la voz y viene mucha gente preguntando».

«A la falta de alimentos se le suma que ya no pueden pagar la luz o el alquiler»