martes 7/12/21

Desde el CD Barco y el CD Rúa valoran de forma positiva el regreso a la competición de sus equipos formativos

El fútbol formativo, o de base, regresó tras más de un año a los campos de la comarca de Valdeorras. Independientemente de los resultados la sensación en los clubes es positiva, y que ha costado y mucho volver a jugar tras la primera jornada de competición celebrada tras 1 año, 1 mes y 3 días de espera.

Nervios, muchos preparativos para adaptarse a los protocolos para evitar contagios por Coronavirus y sobre todo mucha ilusión se vivió en el entorno de las entidades deportivas a lo largo de la última semana. Las mascarillas fue la diferencia principal a la hora de regresar a los terrenos de juego, ya que es obligatorio su uso en todo momento.

Desde el Club Deportivo Rúa las sensaciones fueron muy positivas. Tanto en los encuentros disputados en casa como lejos de su feudo. «Lo importante después de todo fue volver a disfrutar del deporte» aclararon.

Además desde la entidad no olvidan a la hora de agradecer el trato recibido tanto en Vilar de Astrés con el Cented Academy y en Maside. En el primer caso fueron obsequiados con fruta y agua para después del encuentro junto a un cartel en el que les deseaban la mejor de las suertes para este año.

En Maside, donde jugaban los benjamines, también se les ofreció agua junto a los dos únicos vestuarios que tiene el recinto para poder cumplir con los protocolos sacrificándose sus propios jugadores a pesar de la mala tarde que imperaba en el pueblo carballinés.

Por su parte desde el CD Barco también valoraron de forma positiva el inicio de la liga. Estos lo tenían más fácil, ya que el primer equipo, el de Tercera División lleva compitiendo todo el año. Además los partidos se disputaron en el Estadio Municipal de Calabagueiros donde ya se sigue a rajatabla un protocolo tanto para espectadores como para jugadores y cuerpo técnico.

Valoración positiva tras el primer fin de semana de competición