domingo 24/10/21

Qué es y cómo enfrentarse a la depresión estacional

Con la llegada del otoño, las temperaturas bajan y las horas de luz solar cada vez son más escasas. Las condiciones climáticas tienen un efecto negativo sobre nuestro cuerpo
Qué es y cómo enfrentarse a la depresión estacional

El mal tiempo y las condiciones climatológicas adversas pueden afectar a nuestro estado de ánimo. Los síntomas más comunes son tristeza, falta de energía o mal humor. Hoy Iria Fernández, del Centro de Psicología Resilencia, nos cuenta algunos consejos para superarlos de la mejor manera posible.

Con la llegada del otoño, las temperaturas bajan y las horas de luz solar cada vez son más escasas. Las condiciones climáticas tienen un efecto negativo sobre nuestro cuerpo. De hecho, esta época registra un elevado número de personas que deciden buscar ayuda psicológica.

Cuando el mal tiempo nos afecta de una manera más fuerte durante el invierno, estamos hablando de un trastorno de depresión mayor. En este trastorno y al contrario que a los cambios de humor, los síntomas se prolongan durante todo el invierno y son incapacitantes.

La depresión estacional o trastorno depresivo estacional no es un diagnóstico en si, pero si es un especificador dentro del Trastorno de depresión mayor. Es un tipo de depresión mayor, que oscila con los cambios de estación. Aparece al llegar el otoño y el invierno y desaparece con la llegada de la primavera. Aunque no es un diagnóstico si es una situación clínica que se ve en consulta.

Cuando esto sucede aparece un bajo estado de ánimo, cansancio, falta de concentración y alteraciones en el sueño. Afecta a las relaciones personales y a la productividad en el trabajo. Las personas tienden a desarrollar hipersomnia (dormir mucho), sufren un desgano físico importante y comen mas cantidad sobre todo de carbohidratos y dulces.

Consejos

1. Adapta el descanso. Es importante adaptar nuestras horas de sueño y descanso. Además, la rutina del trabajo tras las vacaciones de verano nos exige también tener más tiempo para recuperar la energía. Este descanso debe hacerse también a lo largo de la jornada laboral.
2. No olvides el deporte. Realizar ejercicio de forma intensa y regular tiene un efecto directo sobre la serotonina y las endorfinas. Te ayudará a subir tu estado de ánimo y también reducirá la sensación de fatiga. 
3. Vigila lo que comes. La comida está directamente relacionada con nuestro estado físico. 
4. Disfruta el otoño. Con la llegada del frío, los planes de ocio cambian. Es una época en la que podemos aprovechar para hacer excursiones, visitar sitios, redescubrir el sitio donde vivimos. El mantenerte en contacto con los amigos y salir de casa, te ayudará a elevar el estado de ánimo.


 

Qué es y cómo enfrentarse a la depresión estacional