domingo 23/1/22

Celebraciones en torno a los muertos, Samaín y magostos quedan suspendidos para evitar aglomeraciones y los consiguientes contagios

Final de la temporada de cosechas, la llegada de la “estación oscura”, del «Año Nuevo Celta» queda este año relegada por un hecho que sí que da miedo, el coronavirus que coloniza nuestras vidas; dejando Samaín postergado para, esperemos, el 2021.

Las meigas no podrán salir hoy de sus casas aunque si podrán seguir con la celebración en el interior de ellas, un Samaín domiciliario al igual que con los magostos; dos de las tradiciones más arraigadas en la comarca de Valdeorras.



Hace ya varios años que el concello de O Barco, a través de la concejalía de Cultura decidió recuperar la fiesta de Samaín e involucrar a los más pequeños, con celebraciones en la biblioteca barquense. Noches terroríficas han pasado los más pequeños entre los libros de la Biblioteca Florencio Delgado Gurriarán donde han cocinado su propia comida de miedo, han escuchado cuenta cuentos, se han maquillado como terribles monstruos y han jugado por las calles de la villa.

También el comercio de O Barco se unía a la celebración el pasado año con una gymkana terrorífica que servía como complemento a las fiestas en torno al Día de los Muertos que se celebran en los colegios de la comarca.

Magostos

Pero el día de Samaín si tiene saber a algo es a castañas asadas. A fuego en torno a una hoguera, vino valdeorrés, música y buen ambiente. Una celebración que este año no se podrá producir aunque, según las previsiones de la OMS, tal vez si pueda celebrarse en 2021.



Viloira, Larouco, A Rúa, A Veiga, Vilamartín y los colegios de la comarca se unían también a esta celebración con actividades de todo tipo. Además del magosto tradicional, andainas, fiestas y mucha diversión convertía el día en una celebración especial.

Esperando a que el próximo año, las celebraciones vuelvan con nosotros, os animamos a que, unidos a vuestro núcleo familiar, preparéis unas castañas en la cocina de casa, os disfracéis de algo muy muy terrorífico (disfraz de la covid incluido) y tratéis de disfrutar de una noche de apertura a otro mundo para que este año también sea mágica.


El coronavirus vence en la batalla del miedo a Samaín