viernes. 19.08.2022

Los trabajos revisten complejidad debido a la situación del accidente y los daños materiales. Se teme que algún vagón pueda caer al río Sil

El Administrador de Infraestructuras Ferroviarias — Adif — no pone fecha para la vuelta a la normalidad en el tramo afectado por el descarrilamiento de un mercancías en Sobradelo el pasado martes, 28 de julio. De momento, operarios de la empresa pública ya comenzaron los trabajos en la zona.



Si bien Renfe aseguraba que tan solo cuatro vagones se habían salido de los raíles, lo cierto es que Adif eleva la cifra a once, que son los que aún se pueden observar en el lugar del accidente. Desde el administrador afirman que los coches implicados están encarrilados y fuera de allí. Sin embargo, permanecen aún en la zona y se teme que alguno de ellos pueda deslizarse barranco abajo hacia el río.

El descarrilamiento del convoy deformó considerablemente los raíles y arrastró tras de sí la catenaria —el cable eléctrico aéreo—, por lo que la vía está completamente inutilizada más allá del bloqueo ocasionado por los vagones accidentados. Desde Adif aseguran no poder marcar un plazo para la reparación.



Renfe está empleando autobuses de manera provisional para transportar a los pasajeros. Los servicios afectados son los escasos cuatro trenes que sobrevivieron al desmantelamiento tras el estado de alarma: el Alvia y el Regional Exprés, en su frecuencia diaria de ida y vuelta.

Algo que complicará los trabajos y que los revisten de complejidad es el difícil acceso a la zona, ya que se trata de un tramo de vía única, encajado entre dos terraplenes y sin pistas alrededor para facilitar el acceso de grúas o vehículos.

Existe un precedente de descarrilamiento en Valdeorras, cuando en 2002 un mercancías se salió de la vía en un cambio de agujas de la estación de O Barco. Sin embargo, en aquella ocasión el corte había durado apenas 10 horas.

Adif no pone plazo para la reapertura del ferrocarril