lunes. 06.02.2023

XXI Festa do Botelo: sin entrada para el pabellón pero otras alternativas igual de ricas

La hostelería de Valdeorras también se viste de gala para celebrar esta fiesta gastronómica cada día más popular
somoscomarca_obarco_pazodocastro_botelo_2022 (2)
XXI Festa do Botelo: sin entrada para el pabellón pero otras alternativas igual de ricas

Está claro que la Festa do Botelo ya es todo un reclamo, tanto para los valdeorreses como para los foráneos. Tanto es así que en esta edición número XXI, las 1.150 entradas se ponían a la venta a las 9:00 horas, y dos horas antes ya estaban agotadas. 

Esto se debe a que las personas que deseaban hacerse con una entrada hicieron cola desde mucho antes de la apertura de puertas y se fueron reservando por orden de llegada. En consecuencia, a las 7:15 horas ya estaban todas reservadas. Muchos vecinos ya ni han optado por asistir a dicha venta, como es el caso de Alba García, “es una tontería porque las entradas ya están vendidas antes de que abra la taquilla a las 9:00 horas, no todo el mundo puede permitirse ir a la puerta de la Casa de la Cultura a las cinco de la mañana”.

De esta forma, propone que se opte por “otro método de venta y limitar la reserva a dos entradas por persona, por ejemplo, porque creo que es un número excesivo”. Sin embargo, aunque muchas personas se han quedado sin entrada, asistir al pabellón no es la única opción para disfrutar de esta cita gastronómica, ya que un total de 18 restaurantes incluirán el botelo en su menú.

En O Barco participarán Agarimo,  Alpha Raíces, Asador de Viloira, Casa Galaica, Casa Lameiro, El Dorado, Fernando III, Las Recetas de la Abuela, Mesón do Lar, Mesón Isla, Paradelo, Pazo do Castro, Piquiño, Principal y San Mauro. Mientras que en otros concellos serán La Calzada y Paladium en Vilamartín; y Mesón Museo en Sobradelo, los que participen.

De esta forma, en el caso de Noelia Batista, ha optado directamente por reservar en uno de los restaurantes participantes. “Mi decisión es clara, prefiero apoyar a la hostelería de la comarca después de la época tan difícil que han vivido”, explica, “hay que fomentar también que el prestigio de esta fiesta de nuestra gastronomía se expanda a la hostelería”.

Los hosteleros prevén un fin de semana completo

Casi todos los restaurantes que participan en estas jornadas gastronómicas cuelgan ya el “completo” para este fin de semana. Mientras que los que todavía no, prevén que en estos días se reserven las últimas mesas.

Joaquín Lado del restaurante San Mauro afirma que su local está lleno tanto para el sábado como para el domingo, con reservas desde hace dos meses incluso. “Tenemos 86 comensales para estos dos días y serviremos aproximadamente 20 botelos”, explica.

Además, esta fiesta no sólo es de interés para los vecinos de la comarca, sino que también lo es para personas de otros lugares. Un buen ejemplo de ello es la mesa de 16 personas de Sevilla y Madrid que ha reservado en el restaurante San Mauro. “Repiten por segundo año”, explica su gerente Joaquín Lado, “se juntan en Benavente y vienen en microbús hasta O Barco”.

Otro de los locales participantes es el restaurante Piquiño. El cupo de reservas también está completo y servirán botelo para 70 personas. “La venta de entradas tan tardía pudo afectar a que la gente esperara a reservar en la hostelería, pero por suerte tenemos todas las mesas completas desde hace una semana”, explica su gerente, Marcos González.

Para la Tapería Principal es el primer año que participa en las jornadas, ya que acaba de abrir hace pocos meses. Desde su gerencia, Ramiro de Sousa explica que “quedan muy pocos huecos”, pero prevé “llenar el local sin ningún problema”.

La hostelería valdeorresa tiene una visión generalizada de que es una fiesta que hay que potenciar y que tanto para el pabellón como para la hostelería está bien organizada. “Cada día viene más gente”, afirman. Sin embargo, reconocen que el plato fuerte será este fin de semana y como mucho el siguiente, pero más allá de esas fechas las jornadas tienen poco éxito.

XXI Festa do Botelo: sin entrada para el pabellón pero otras alternativas igual de ricas