domingo. 07.08.2022

Los malos olores provenientes de los contenedores de basuras de la villa, ha provocado estos días malestar vecinal y descontento. Diferentes establecimientos, entre los que abunda la hostelería, han trasladado su enfado a este medio tras no poder ofrecer su servicio con la calidad que se pretende, siendo en las terrazas sobre todo donde se agrava el problema, lo que provoca el comentario negativo de los clientes.

La causa que provoca esta situación, no es otra que « el incumplimiento de la ordenanza que establece el horario de basuras». Así lo ha expresado el alcalde de la villa, Alfredo García, que señala que «los contenedores se limpian una vez al mes, y en este caso, han sido limpiados hace prácticamente 15 días». Apunta García entonces a la importancia del cumplimiento del horario de recogidas ya que, de no ser así, «las bolsas de basura o los restos de productos tirados al contenedor que no están en el interior de un envoltorio provocarán mal olor, goteo y suciedad en el entorno». Apunta además que «si el cumplimiento del horario es necesario que se respete en invierno, es todavía más necesario en verano debido al calor».

También el depósito de vidrios en sus respectivos contenedores ha dado de que hablar. La práctica del desecho de botellas a horas de madrugada de forma continuada ha provocado el enfado de los vecinos que las sufren día tras día. El alcalde, por su parte, califica de falta de respeto este hecho «porque se molesta a la población que descansa en esos momentos, lo que en verano provoca un problema puesto que se suele dormir con las ventanas abiertas». Alude además a la puesta en contacto con estos establecimientos por parte de la concejalía de Servicios para llegar a un entendimiento con los propietarios de los locales que realizan esta práctica que no atiende a la conducta marcada en la ordenanza.

En declaraciones a este medio, el propio alcalde pide a los ciudadanos civismo y que «por favor, estas cosas se tengan en cuenta y se piense en los demás, sin hacer a nadie lo que no queremos que nos hagan a nosotros».

Malestar vecinal en O Barco por los malos olores de los contenedores de basura