sábado. 10.12.2022

En los últimos años en los concellos del Macizo Central se apostó por recuperar la figura del Pandigueiro, conocido como Apalpador en otros lugares

El Apalpador o Pandiguero, es, en las zonas limítrofes de nuestra comarca, la figura principal que baja entre las noches del 24 de diciembre y 31 de diciembre a tocar el vientre a los niños para ver si han comido suficiente durante el año, dejando un montón de castañas, eventualmente algún regalo y deseándoles que tengan un año nuevo lleno de felicidad y comida.

En muchos de los pueblos que forman el Macizo Central, como Manzaneda, A Pobra de Trives o Vilariño de Conso, Papá Noel o Sus Majestades los Reyes Magos, antaño no visitaban a los más pequeños, si no que era este hombre, grande, con barba y muy bondadoso el que iba hogar por hogar.



Tras lustros en el olvido, hace unos años se decidió recuperar a este personaje, impulsando numerosas las obras de teatro de títeres, documentales o charlas que difunden la figura del Pandigueiro.  En ellas, además de repartir regalos, transmite un mensaje de respeto por la naturaleza y cuidado del medioambiente.

Melisa Macía, alcaldesa de Vilariño de Conso, rememoró en Más de Uno Valdeorras que desde el centro educativo de la localidad que ella dirige en los últimos cursos se apostó por volver a sentir la tradición navideña del rural con algunas canciones con las que los mayores intentaban calmar los nervios de los pequeños en la noche de su llegada.

La figura del Pandigueiro en el Macizo Central