miércoles 8/12/21

El factor psicológico puede jugar un papel clave a la hora de decidir salir a la calle sin la mascarilla

La mascarilla es historia, pero con muchas excepciones. Desde este 26 de junio los valdeorreses pueden salir a la calle sin ella puesta siempre y cuando no vayan a lugares donde se puedan producir aglomeraciones y también cuando se respeten los 1,5 metros de distancia. Además para los mayores de 6 años es obligatorio que lleven una unidad de este elemento de protección con ellos.

Lugares como los locales de hostelería siguen con la obligatoriedad de su uso siempre a excepción del momento del consumo de la bebida. Entre la población división de opiniones, aunque son más los que han decido continuar llevándola.

Y es que la falta de distancias es uno de los principales motivos para continuar aplicándola.

En pleno Malecón de O Barco, un padre con sus hijos en el parque afirmó que es raro salir a la calle sin la mascarilla, pero que la situación no es tan rara al tener que ponérsela en muchas ocasiones debido a la cercanía con otras personas.

A pesar de que el factor psicólogo pesa, este padre con su hijo destaca que es el momento de ir avanzando

Entre los viandantes prácticamente todos llevan la mascarilla, algunos ni plantean quitarsela. Lo mismo ocurrió con una familia consultada, en lo que era el primer paseo que daba por O Barco con la nueva normativa. Ellos resaltaron que no se iban a quitar los cubre bocas a no ser que estén en una zona alejada.

A pesar de que apenas había viandantes esta familia barquense prefirió no arriesgar al usar en todo momento las mascarillas

Caso contrario ocurrió con los consultados en Vilamartín. Si bien entre los entrevistados hay de nuevo división de opiniones, algunos afirman que anteriormente ya llevaban la mascarilla bajada, simplemente que ahora es legal y hasta este viernes no.

División de opiniones, este grupo subrayó que lo importante es la responsabilidad individual

Los valdeorreses se quitan la mascarilla, pero con cautela