domingo 29/5/22
A Rúa

De Chica del Cable a la Mercería de la calle Progreso

Toda una vida a pie de rúa, primero como telefonista y después en una mercería. Geles Prada es memoria viva de A Rúa

Empezó a trabajar con 12 años como telefonista y con 88 sigue al frente de una mercería de la que no se quiere desprender. Ángela Prada Reguero, más conocida como Geles es la Historia (así, con mayúsculas) de A Rúa. Recuerda con añoranza la época de esplendor ruesa, como quienes venían las personas de otros lugares y se maravillaban en la villa y se apena de que los tiempos hayan cambiado y nada sea igual.

Foto: Yagüe. Geles, la chica del cable, hablando por teléfono

Aunque nació en Vilamartín de Valdeorras, el traslado de una tía soltera A Rúa provocó que Geles echará raíces en el mismo lugar. «Empecé a trabajar de telefonista con 12 años. Al principio solo estábamos la directora y yo», destaca aunque recuerda el nombre y apellidos de todos sus compañeros de trabajo. «Después entró un chico de Petín, una chica de Fontei, otras dos…Yo iba a Petín y a Vilela a cobrar los recibos», narra mientras reconoce, entre risas, que ese trabajo les permitía conocer muchas conversaciones privadas. “Las personas llamaban y en la central se caía una lengüeta, conectábamos una clavija y otra con el destino de la llamada, informa».



Un trabajo que conservó hasta los 27 años, cuando se casó. «El teléfono había cambiado y teníamos una máquina de punto así que al principio empecé a coser y después ya puse la tienda, Mercería Geles», recuerda. Una mercería en la calle Progreso, 64 que ha sido mucho más que un comercio.

Y es que las mercerías siempre han sido un lugar mágico en el que encontrar de todo: botones, hilos, toquillas, chaquetas de punto, trajes de comunión, ropa de señoras, camadería, conversaciones y amistad son algunos de los productos que ofrecía (y ofrece) Geles.

«Me da mucha pena tener que dejar la tienda, he vivido muy bien. Esta tienda me ha permitido tener un 600, veranear en la Costa Brava, mis hijas han estudiado…pero los tiempos ya no son como antes», se lamenta Geles quien admite con estupor que los vecinos de A Rúa ya no compran en las tiendas vecinas si no que van a otras localidades. «El pueblo se hunde y la culpa la tenemos nosotros».

Foto: Yagüe. Bingo en el Casino de A Rúa

Geles reconoce que ha vestido a todos los vecinos de A Rúa, «sobre todo a niños», ya que su trastienda siempre fue un punto de encuentro donde se creaban chaquetas y toquillas, entre otros productos. «Los días de feria éramos tres atendiendo en la tienda y teníamos que comer aquí porque no se paraba de trabajar» detalla.



Todavía quien pasa por su calle recuerda cómo la visitaba de niño.  «El otro día vino un chico de San Miguel de Otero a verme», reconoce con orgullo mientras señala que sigue teniendo trajes de primera comunión y ropa de señora, entre otros productos. «No concibo mi vida fuera de la mercería ni de A Rúa mientras pueda aquí seguiré».

A Geles le brillan los ojos cuando habla de la época de esplendor ruesa y sobre todo de las fiestas que se organizaban. En su discurso sobre estos años, desfilan entre sus palabras un sinfín de nombres. «Fueron tiempos muy bonitos porque éramos una piña. A Rúa era preciosa y teníamos unas fiestas enormes. Echo de menos el esplendor en A Rúa», rememora.

Recuerda con especial cariño las fiestas de San Cristóbal que comenzaron con las motos. «Íbamos a la iglesia, las bendecían y dábamos una vuelta por la estación pero después llegaron las carrozas». Unas carrozas que marcaron una época en la localidad por su vistosidad. «La primera se hizo en casa de Conchita del Hogar que tenía Almacén de Vinos. En casa de mi tía hacíamos las flores de papel y salían unas carrozas preciosas», detalla mientras añade que pasaban noches enteras haciendo las flores que después decoraban las carrozas.

Pero no solo recuerda estas fiestas sino las gymkanas en la calle Estación o los carnavales, todo un desfile de recuerdos de unos tiempos pasados donde trabajar duro era la clave. «Lo pasábamos muy bien», concluye Geles quien vuelve a su tienda donde seguirá sirviendo a A Rúa.



Si quieres escuchar la conversación quue hemos mantenido con Geles, haz clic en el siguiente enlace:

Seguimos con la conversación:

Comentarios
De Chica del Cable a la Mercería de la calle Progreso