martes 25/1/22

Desde el P.A.I de Vilariño de Conso decidieron visitar y agasajar a los niños y niñas del colegio y la guardería, entre los que hay vecinos de Viana

Los niños y niñas fueron los protagonistas del concello de Vilariño de Conso el pasado sábado, 25 de abril. Para recompensar lo bien que se han portado durante el confinamiento, desde el concello, el colegio y el P.A.I —Punto de Atención Continuada— decidieron recompensarles con un diploma, caramelos, un libro, y la visita de Lelo y Tuxo —mascotas del municipio—.

Desde hace semanas los niños y niñas participan en diferentes actividades que les proponen, como la creación de un mural. «No pudimos celebrar el día del libro y han estado trabajando mucho. Por ello, el sábado, fuimos por los pueblos donde viven junto a Protección Civil», explica Melisa Macía, alcaldesa de Vilariño. Eso sí, en dichos encuentros, «mantuvimos las distancias y nos aseguramos de que los niños no se acercaban».



Esta actividad se desarrolló durante la mañana en el municipio regido por Macía, pero por la tarde, se trasladó a Viana do Bolo. «No queríamos hacer distinciones. Hay muchos niños de Vilariño que estudian en el colegio de Viana, y otros muchos de allí que vienen aquí a la guardería». Pero al parecer, la visita no gustó a todos y generó polémica.

Desde el BNG de Viana do Bolo se publicó un escrito en la que se culpaba a Melisa Macía de hacer campaña, no respetar las medidas de prevención y de no salvaguardar las distancias. «A los padres les gustó, pero el resto de la sociedad no vio muy bien que fuéramos. La polémica me disgustó, no lo esperaba. Si ellos vinieran a mi concello, no me molestaría. Fue una actividad sin ningún tipo de milicia ni interés», sentencia la alcaldesa.

Una sorpresa a los niños genera polémica entre Vilariño de Conso y Viana