domingo 29/5/22

La pedanía vilamartinesa de Correxais ha dicho adiós a los árboles junto a la carretera. Y no solo estos desaparecen, sino todos los que se ubican junto a las vías de circulación. Este hecho viene motivado debido a que el concello ha recibido ya dos multas del Servicio de Protección de la Naturaleza de la Guardia Civil, Seprona por varios pinos a ambos lados del acceso a Correxais. Es la segunda denuncia en los últimos dos años y ambas ascienden a 300 euros, cada una.

Los operarios del concello son los que están llevando a cabo la labor de tala pero el regidor ha advertido que también se deben retirar en las fincas privadas, colindantes con las vías. La norma obliga a cortar los ejemplares maderables que estén a menos de diez metros de la carretera, por su mayor tamaño y peligro, además de aquellos frutales localizados a menos de cinco, que también pueden presentar algún riesgo.

En caso de que los propietarios no realicen estos trabajos será el concello quien los corte, de manera subsidiaria, es decir, pasando el cargo a los propietarios.

Por otra parte, el alcalde, Enrique Álvarez Barreiro ha ofrecido la madera de los árboles que talaron los trabajadores municipales a todos aquellos vecinos que la necesiten. En total, han sido una quincena de árboles cuya madera ha quedado tirada junto a la carretera. El regidor, Enrique Álvarez Barreiro, se ha mostrado sorprendido ante el hecho de que el Concello de Vilamartín sea el único que es sancionado por este motivo, "cuando la norma es para todos", ha concluido.

Correxais dice adiós a los árboles de su carretera