martes. 18.06.2024

Sin duda, la pandemia causada por el coronavirus ha sido el tema central de cualquier resumen municipal en este año 2020

Como cada año, llegadas estas fechas, es necesario echar la vista atrás y hacer un balance sobre los 12 meses vividos, en este caso, en el concello de O Barco. Como es de esperar, la crisis sanitaria provocada por la aparición del coronavirus ha sido la tónica que ha marcado el ejercicio aunque también ha habido otras noticias.

El propio alcalde de O Barco, Alfredo García reconocía que, en enero, parecía que iba a ser un buen año que después se truncó. “Ha fallecido mucha gente, hay personas enfermas y otras con secuelas. Estos hechos no tienen arreglo. Eso nos ha obligado a cambiar el modo de vida, suspender actividades y dejar de prestar servicios que estábamos prestando y por lo tanto eso entra dentro de la parte negativa del balance anual”, destaca el regidor.



García admite que ha sido duro tener que adoptar restricciones. “Yo vine todos los días al concello pero ha sido, con mucho, el año más duro de todos los que he estado en política. Para los que tenemos responsabilidades duelen mucho más los fallecimientos que si no ejerciera de alcalde”, asiente.

En la parte positiva, destaca el alcalde, la decisión del gobierno central de suspender la prohibición del gasto de remanente por parte de los ayuntamientos. “Este hecho provocó que en el mes de noviembre aprobáramos el uso de más de 900.000 euros para obras en las que estamos trabajando”, ha explicado el alcalde. Así, el equipo de gobierno pretende adjudicar los contratos menores la próxima semana, “y los mayores intentaremos aprobar los pliegos para sacar a concurso”, detalló.

El objetivo es realizar las obras en el primer semestre del año. “La única que tenemos duda es en la mejora de las obras de la piscina al aire libre que tenemos que tener la absoluta seguridad que antes del 15 de junio haya terminado. Sino tendremos que dejar la obra para el final de temporada”, matizó.


Entre los convenios firmados en este 2020 y que supondrán un revulsivo para la calles de O Barco, destacan el firmado con la Xunta de Galicia para arreglar la zona de Praza das Airas, así como el que rubricó con Política Social para acabar la obra de la escuela infantil y que supone una inversión de 90.000 euros. “Aquí cumplimos el objetivo fijado para el mes de septiembre. Ahora hemos hecho un modificado en una parte de la obra, que concierne a aerotermia y aire acondicionado que se aprobará entre enero y febrero”, asegura García.


Otra de las obras firmadas en 2020 pero que se ejecutaran el próximo año será la que llevará a cabo el Ministerio de Fomento para la segunda parte de la Torre do Castro, con una valoración de más de 300.000 euros. “Y la obra por excelencia que es la carretera de circunvalación que este año han trabajado y está garantizado que el próximo año van a seguir trabajando en la misma proporción o más si cabe con la aportación de 22,8 millones de euros en los PGE de 2021. Es una inversión nunca vista en la comarca de Valdeorras”, detalló el primer edil.

Entre las instalaciones que estaban previstas para este año pero que finalmente no vieron la luz destaca la piscina climatizada. “Ya tenemos todas las certificaciones, lo que es la obra está terminada. Pero evidentemente tenemos que ser prudentes porque la gente ahora mismo no va ir por lo que hay que valorarlo; no podemos abrir para que no vaya gente porque cada mes abierto tiene un coste de 9000 euros”, ha explicado mientras señalaba que cuando la situación sea propicia para que acuda la gente abrirán.

Sin duda un año atípico para O Barco y sus vecinos pero que también ha tenido noticias buenas como estas inversiones que suponen una mejora para la villa.

García: “Este es, con mucho, el peor año que he pasado como alcalde”