domingo. 21.04.2024
P_somoscomarca_240112_bodega_laperdida
Bodega La Perdida

«Es un proyecto sencillo, como nuestra bodega», así comienza el relato de Nacho González, viticultor y bodeguero en La Perdida. La idea central que tienen desde la bodega es trabajar con la mínima química en las viñas. «Ahora es como una moda, pero al principio nos costó». En esta bodega se hace vino de parcela: una viña, un vino. «Hacemos garnacha tintorero, Mencía y mucha fermentación en tinajas de barro», explica.

«Hemos decidido montar un centro de formación para dar a conocer nuestras enseñanzas. Ya tenemos trabajando a 4 alumnos que trabajan de forma periódica durante el año», cuenta orgulloso González.

Una vez al mes, vamos a organizar una jornada abierta a todo el público en la que se acercarán ponentes de distintas materias. En este caso, para el 22 de febrero, se hará en A Rúa —en el antiguo Colegio de las Monjas—.

«Traeremos a un productor de O Ribeiro, Bernardo Estévez, que es especialista en trabajos del suelo. Por la tarde, asistirá Fernando Angulo, de Sanlúcar de Barrameda, para hablar sobre la elaboración de espumosos que no son champán».

De las 25 plazas hay 17 cubiertas. «En estas charlas se están interesando profesionales que están empezando y los que ya están funcionando. El tema de los espumosos, por ejemplo, es algo que está tirando muy fuerte», concluye González. 

"A vida da viña: dende o chan ata a botella", el proyecto de la Bodega La Perdida