martes. 04.10.2022

Isabel Gavela recomienda "Una historia ridícula"

El amor y el humor es lo que define esta novela. Pese a que Marcial sea un personaje aparentemente cómico, es todo lo contrario. Es más bien un hombre con poco sentido del humor
Isabel Gavela recomienda "Una historia ridícula"

Este es un libro que nos habla de sentimientos, del amor, del odio, de la envidia, del ridículo, como el titulo de la novela dice. Y su portada es la imagen de Marcial, el protagonista, el pavo real. La novela narra la historia de Marcial, un individuo peculiar, que de repente un día se enamora (vaya por delante que ya hay dos mujeres en su vida), pero no es un amor cualquiera y pasajero el que siente, sino es un amor total, un amor romántico. La mujer de la que se enamora es inalcanzable para él, pero eso no le importa a Marcial, y a partir de este momento la vida del protagonista se desbaratará.

Marcial es un tipo raro. Es de esas personas que nada más verla o la odias o la amas, pero indiferente no te deja. Está henchido de orgullo, está encantado de conocerse y su autoestima es muy alta. Cualquiera estaría deseando tenerle como amigo, como enemigo, o simplemente cruzarse con él en algún momento de la vida Y eso a él le gusta, le encanta, se podría decir que es su meta en la vida: causarle al otro desazón. 

Él mismo asegura que aprecia más a sus enemigos que a sus amigos, es más, sus enemigos son en realidad los mejores amigos que uno puede tener: con los enemigos sabes a qué atenerte, sin embargo, los "amigos" traicionan, engañan, pueden decirte palabras bonitas o pequeñas mentiras para no "dañarte" ¿Y qué problema hay en dañar a otro? la vida es dolor, si no lo sientes es que tal vez no estés vivo. Mucho mejor odiar que amar, dónde va a parar. De hecho, cuando encuentra alguien a quien odiar con todas sus fuerzas, se siente inmensamente feliz.

El amor y el humor es lo que define esta novela. Pese a que Marcial sea un personaje aparentemente cómico, es todo lo contrario. Es más bien un hombre con poco sentido del humor.  Pero entonces se enamora de Pepita.  Y con ella tiene que mostrarse simpático, ingenioso, ocurrente. Cada vez que se la encuentra piensa si lo ha hecho bien o si se ha excedido en el despliegue de la cola del pavo real, y tiene la necesidad de contarnos la historia, esta y otras tantas que lo han llevado hasta donde está ahora, a hacer lo que hace, lo que ha hecho y lo que está por hacer.

Pepita que encarna todo aquello que él envidia en la vida: belleza, elegancia, buen gusto, alta posición social, relaciones con gente interesante. Ella, que se ha presentado como Pepita, es estudiosa del arte y pertenece a una familia culta y adinerada. Pero Marcial, que tiene un alto concepto de sí mismo, se cree con cualidades y atractivos para merecerla y conquistarla. Él mismo nos cuenta su delirante historia de amor, el despliegue de sus talentos para enamorarla, sus estrategias para desbancar a los otros pretendientes, sus esperanzas y sus penas, hasta llegar al día culminante en que es invitado a una fiesta en casa de la amada, donde se decidirá su destino, y donde la historia alcanzará un final imprevisto

Marcial nos cuenta su vida desde sus primeros recuerdos, necesita hacernos entender el porqué de sus actos, principalmente, un acto concreto. Se lo ha recomendado el doctor. Y él nos habla en primera persona, pues está convencido que esta historia suya es tan importante, tan trascendental, que otros la leerán, no le cabe la menor duda. 

 La novela profunda,  diferente, yo no le encontré el punto simpático, más bien diría que ponerme en lugar de los protagonista me ha causado un efecto incomodo.

Isabel Gavela recomienda "Una historia ridícula"