viernes 28/1/22

Hablamos con Antonio García de Beep Informática para que nos contase como le está yendo a uno de los sectores esenciales en este momento

Tras 49 días de confinamiento son muchos los sectores que se han visto afectados por el parón o se han tenido que reinventar, uno de ellos el de la informática.

Antonio "Toño" García regenta una de las tiendas de informática que hay en O Barco de Valdeorras, en este caso de la cadena Beep Informática, trabajando estos días principalmente desde casa, aunque baja algunos días a la tienda, atendiendo incidencias a modo remoto: «La dinámica de trabajo no es la misma, buscas atender a los vecinos no al cliente. Negocio no haces pero das el servicio que se espera de ti».

Una de las cosas de las que se ha dado cuenta Toño es que la gente se ha comenzado a dar cuenta de la importancia del comercio de proximidad: «He notado, pese a no estar tanto en tienda, un poco más de sensibilización de la gente con el comercio de proximidad. Mira que es fácil hacer un click hacer la compra y tenerlo mañana en casa pero se preocupan por llamar, mirar si lo tienes y esperar, en ese sentido he notado un cambio. Cuando la situación invita a lo contrario la gente está comprando en el comercio local».

Las ventas en este caso han caído, pero si es cierto que aumentó la demanda de artículos como webcams, que hacía años que no se vendían y ahora sí debido al teletrabajo de hecho hubo rotura de stocks siendo complicado conseguirlas en estos días, impresoras o tinta, esto último a causa del teletrabajo y a las clases a distancia, lo que obliga a imprimir muchos documentos.

En esta época mucha gente se salta las recomendaciones del fabricante por ejemplo en los tiempos de carga, principalmente debido a un uso mayor de los aparatos electrónicos: «Está claro que para la alargar la vida de una batería hay que hacer descargas y cargas completas, pero bueno, la situación es la que es».

Mirando hacia el futuro Toño, comenta que esta pandemia ha sido un duro golpe no solo para su sector, si no para todos: «El golpe es duro para todos y para poder levantarse, son muchos meses. También cada negocio es un mundo, si el local es tuyo el número de empleados que tienen, pero el tiempo lo dirá».

Su sector es esencial y más en una época donde el ser humano es dependiente de una tecnología que cada día ocupa más espacio en el día a día, esto puede ser un arma de doble filo para el futuro: «Nosotros seguiremos con la normalidad dentro de lo que cabe, con mantenimientos que dentro del mundo de la informática es lo que más pesa. Lo nuestro es necesario porque necesitamos estar conectados, imprimir, esas cosas que no van a cambiar».

«La gente se preocupa por el comercio de proximidad»