sábado. 25.06.2022
Lejía para desinfectar en tiempo de coronavirus
Lejía para desinfectar en tiempo de coronavirus

En nuestra casa, una de las principales armas para luchar contra el coronavirus es la desinfección

Desinfectar continúa siendo una de las principales armas que tenemos a nuestro alcance para luchar contra el coronavirus. Es importante protegernos, sobre todo de aquellos elementos que entran del exterior a nuestro hogar. Pero también debemos conocer los productos adecuados para llevar a cabo esta labor.

«La desinfección es importante, pero debe ir acompañada de limpieza», asegura José Antonio Quiroga, gerente de Sergal. Esto puede realizarse mediante productos específicos que se comercializan o con una disolución de lejía que realicemos en nuestro hogar. «No debe ser lejía pura, porque esta suelta vapores perjudiciales para la salud».

Parte del equipo técnico de Sergal en las oficinas de O Barco

Además, es básico que antes de introducir cualquier objeto en nuestro hogar, lo desinfectemos. Con la misma disolución a base de lejía, «humedecemos un paño y se lo pasamos bien antes de ponerlo en su ubicación». Esto se debe a que el virus también puede permanecer durante horas en diversas superficies. Otro consejo a tener en cuenta es que, no debemos secar de inmediato cuando aplicamos la disolución o producto. «El hipoclorito debe estar en contacto mínimo 1 minuto con la superficie, si no, no hace efecto».



Métodos profesionales

Está siendo una de sus principales tareas durante la crisis sanitaria. En Sergal realizan desinfecciones con diferentes métodos en empresas, residencias de la tercera edad y centros de salud. «Utilizamos productos autorizados y recomendado por sanidad para luchar contra el coronavirus». Para esto hay, principalmente, tres modalidad: bañado, pulverizado y nebulizado.

«A veces, dependiendo del lugar, utilizamos el ozono», un gas volátil que no se puede transportar, por lo que se genera mediante máquinas. «Funciona también por oxidación. Hay que tener en cuenta que es necesario un nivel de concentración en ambiente determinado, si no, no es efectivo». Además, las máquinas deben estar elaboradas por un fabricante autorizado por el Ministerio.



«Es más rápido que un biocida, porque estos últimos necesitan 3 horas de seguridad antes de acceder a la zona. Para el ozono hay que ventilar solo entre 5 y 10 minutos». Pero eso sí, Quiroga asegura que es necesario saber aplicarlo y la técnica del cálculo. Hay que tener también en cuenta que nunca debe usarse con la presencia de personas y animales. «A priori, no necesita acreditación y titulación específica, por eso la gente lo está usando mucho».

Si desea escuchar la entrevista completa, pinche en el siguiente enlace:

«Antes de meter un objeto en casa, hay que desinfectarlo»