sábado 16/10/21

Un año de Covid-19

Hace un año todos veíamos como Pedro Sánchez, el presidente del Gobierno declaraba el estado de alarma por la Covid-19 y nos veíamos obligados a no salir de casa. Una realidad solo vista en películas pero que, nos guste o no, nos ha cambiado la vida

Nadie nos había preparado para los últimos 12 meses. Se cumple un año desde que la realidad que nunca pensábamos que iba a llegar se asentó entre nosotros. Las mascarillas, la distancia social y la incertidumbre se hicieron parte del día a día. La vida nos ha cambiado y analizamos cómo.

Residencias

Lo primero en lo que la sociedad se volcó fue en proteger a los mayores. Las residencias de personas mayores fueron uno de los lugares en los que más afecto el virus, sobre todo en la primera hora; tal y como recuerda el presidente de la Asociación Gallega de Atención a la Dependencia, Carlos de Sil. “Las residencias no estaban preparadas para hacer frente a una pandemia. Los centros residencias estaban pensados para grandes núcleos de personas, con actividades comunes…factores que ayudaron a la propagación del virus”, ha detallado el también director de residencia quien recuerda que no son centros hospitalarios. “Además, la falta de intervención hospitalaria provocó el drama que vivimos”, rememora.

Las medidas tomadas en esta primera ola provocaron un menor impacto de la segunda ola en las residencias. “No obstante también lamentamos bastantes fallecimientos”, destaca y aplaude el impacto de la aparición de la vacuna. “Por eso la tercera ola apenas ha llegado a las residencias. Vamos por el buen camino pero queda mucho por hacer”.



Los residentes en este tipo de centros son los que han visto como les cambiaba la vida de una manera más tajante, sobre todo al dejar de ver a sus familiares. Unas visitas que la vacunación ha permitido que vuelvan. “Es un entorno más seguro”, ha recalcado.

En estos 12 meses las residencias han vivido cambios estructurales, de rutinas y aislamientos que han derivado en deterioros físicos y cognitivos. “Se dejó de trabajar en grandes grupos y pasamos a las actividades individualizadas. Todo es muy complicado de gestionar”, destacó el presidente quien señala que no es igual cómo lo han pasado en centros donde ha habido covid que en los que no lo ha habido.

“Las personas mayores tienen una gran capacidad de resiliencia, de enfrentarse a situaciones nuevas; lo cual ha sido sorprendente”, concluye.

Ayuntamientos

También la gestión de los ayuntamientos ha cambiado en estos días. El alcalde de O Barco Alfredo García sigue sorprendiéndose al recordar las calles vacías durante el confinamiento, “muchos trabajadores continuaron viniendo. Les dimos a elegir y el concello nunca se paró, siguieron trabajando”, ha explicado el primer edil barquense. La inversión también ha cambiado, “hemos ampliado la contratación de limpieza para lugares públicos y colegios”, ha explicado. “Hemos comprado ropa para ayuda a domicilio, mascarillas, guantes, material para los colegio…Ha habido muchos más gastos”, detalló.

Policía

Quienes han estado al pie del cañón han sido muchos gremios así como voluntarios y los grupos de Protección Civil. Las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado han sido parte importante en la gestión ciudadana tal y como relata Beatriz Delgado, policía de O Barco. “Ha sido un año diferente en el trabajo. Se han reducido infracciones pero nuestros esfuerzos se han dirigido a que se intenten cumplir las diversas normativas”, ha relatado la agente.

Delgado ha recordado que la situación personal también ha sido difícil. “Vas con temor, sobre todo por tu familia. Tienes que hacer tu trabajo pero las garantías, aunque sigas las normas, a veces no existen”, ha explicado. “Tenemos que seguir haciendo una vida normal y continuar con nuestro día a día”.

Hostelería

Los bares y restaurantes han sido otro de los lugares que más se han resentido. Un ejemplo ha sido el Bar Lisboa en O Barco, que se reinvento con sus cafés para llevar. “Vi que había una necesidad, por lo menos para mantener un mínimo de normalidad y empecé con el café para llevar”, ha explicado su gerente.

Un año para no olvidar y que esperamos que no vuelva a repetirse mientras la vacunación llega a todos.

Si quieres escuchar el programa completo, pincha aquí.


Un año de Covid-19