lunes 17/1/22

Ernesto Díaz: “Con Valdeorras hay una deuda ambiental histórica”

La Defensa Jurídica de la Cordillera Cantábrica denuncia la alta presión que se ejerce en la comarca con la instalación de parques eólicos

Ernesto Díaz: “Con Valdeorras hay una deuda ambiental histórica”

La Defensa Jurídica de la Cordillera Cantábrica es una agrupación de voluntarios que tienen como objetivo promover acciones legales en defensa de la biodiversidad y del paisaje de la Cordillera Cantábrica y su entorno frente a la avalancha de megaproyectos de energía eólica.

Y justamente en este entorno sitúan a la comarca de Valdeorras. “Porque es una prolongación de la cordillera cantábrica hacia el oeste”, admite su coordinador Ernesto Díaz quien señala que estudian si es legal la instalación de varios proyectos eólicos que quieren instalarse en la comarca valdeorresa. “Ignorando que tenemos una deuda ambiental con esta comarca que es histórica porque Valdeorras lleva aportando energía y recursos como pizarra desde hace décadas por no hablar del Sil que es el río de Europa más embalsado”, matiza.

Por esa razón, desde el grupo estudian varios proyectos eólicos que quieren instalarse en Valdeorras con el fin de conocer cuál será su impacto ambiental y exigir su derogación. “Confiamos en que los proyectos planteados en la zona de Trevinca y Casaio no sean aprobados por el Ministerio después de que este sea coherente con su propia zonificación”, destacó Díaz quien añade que las zonas de Valdeorras en las que se quiere instalar estos parques eólicos son aquellas que el Ministerio tiene dibujadas como de alta sensibilidad ambiental, por lo que no es aconsejable dicha instalación.

Aun así, Díaz reconoce que no es sencillo presentarse judicialmente contra los parques. “Uno de los principales problemas es que el Ministerio evalúa, desde el punto de vista ambiental, los proyectos que superan los 30 megavatios y por debajo los evalúan las comunidades autónomas. En muchos casos los promotores los parchean porque es más fácil colarlos”, destaca.

Por otra parte, el coordinador puntualiza que hay varios condicionantes para que haya tantas peticiones de instalación de parques eólicos. De una parte están los fondos europeos que financiarán esta instalación y de otra que se colocan en zonas con alto riesgo de despoblación porque los terrenos son más baratos. “Además la obra es más cara por lo que ahí se produce la mordida. Es una nueva burbuja”, concluye.

Ernesto Díaz: “Con Valdeorras hay una deuda ambiental histórica”