viernes. 19.08.2022

El mal estado, la estrechez del acceso, la peligrosidad de la misma son solo algunas de las características del acceso a A Rúa desde la N-120 que son perjudiciales tanto para los conductores, sobre todo si son de grandes vehículos así como para los vecinos que viven en la zona.

El proyecto constructivo del enlace de la N-120 con el casco urbano de A Rúa ya está finalizado, tal y como ha confirmado el alcalde rués, Luis Fernández Gudiña pero los presupuestos generales del Estado, presentados por el ministro Cristóbal Montoro el pasado martes, no dan esperanzas ya que lo destinado a esta obra han sido 500.000 euros, cuando en anteriores ejercicios el montante ascendía a 705.000 euros, “la mitad de lo que cuesta la obra”, ha afirmado el alcalde de A Rúa.

Él mismo ha destacado que llevan dos años realizando gestiones para que se haga la revisión del proyecto constructivo, comiencen las expropiaciones y la adjudicación del proyecto. “Solo hace falta voluntad política”, afirma el regidor quien admite que han solicitado una entrevista con el Director General de Carreteras para dar un impulso a la obra. En 2017 la diputada socialista Rocío de Frutos aseguraba que la obra llevaba ya 17 años de retraso.

El presupuesto estimado de licitación de las obras asciende a 1,32 millones de euros.

El futuro enlace entraría en el casco urbano a través de Vilela, a la altura de los puntos kilómetros 465 a 468 de la carretera nacional. Es en el mismo lugar donde ya existe un acceso a nivel de la N-120 (de hecho, en un tramo de 1,7 kilómetros hay un total de 10 accesos), que carece de carriles de cambios de velocidad de aceleración y desaceleración. En el nuevo vial se prevé un carril de deceleración con giro a la derecha para la salida del tráfico, seguido de un carril de aceleración para la incorporación de vehículos.

A Rúa urge el enlace con la N-120