viernes 3/12/21
ANDAINAS/TRAILS/ORIENTACION

Rumbo al Teixadal con el club Peña Trevinca

Almuerzo en el entorno de la capilla de San Xil y visita a las pinturas rupestres para culminar el día

Un grupo reducido de miembros del club Peña Trevinca, como cada fin de semana emprendieron caminata, en esta ocasión el destino final fueron los tejos milenarios de O Teixadal de Casaio. Todos con la pauta de vacunación completa y guardando las medidas de seguridad anticovid, estos aficionados a la naturaleza y a las caminatas pasaron una jornada por las tierras que dan nombre al club. Por los montes de Trevinca rumbo al Teixadal.



La ruta más común, corta y sencilla, para llegar al bosque más antiguo de Galicia es desde la cantera de La Cabrita, a la cual se accede desde el alto de Fonte da Cova. Otra opción es llegar desde el sur, un camino mucho más duro y largo que sale de Vilanova (A Veiga) y cuya duración es en torno a las seis horas. La intermedia, es la que tiene como punto de partida la ermita de San Xil.

Arroyo de aguas cristalinas de camino a O Teixadal

En esta ocasión los caminantes partieron de La Cabrita para llegar a la ermita de San Xil, pasando en su trayecto por el destino de su viaje, los tejos milenarios de más de 3.000 años que conforman el bosque más antiguo de Galicia.

Tejos de O Teixadal

O Teixadal situado en la parte izquierda del arroyo de Penedo ocupa una superficie de aproximadamente 20 hectáreas. En esta «catedral mágica» de la naturaleza, donde los más de 400 tejos comparten espacio con serbales, acebos, fresnos, avellanos y robles, los del Peña Trevinca también contemplaron los «chozos» en los que se resguardaban «los escapados» de la guerrilla antifranquista , objeto de estudio de Sputnik Labrego.

Dos de los miembros del club en uno de los tejos milenarios

Desde O Teixadal a las minas de Valborraz, disfrutando del paisaje y de la historia, hasta la ermita de San Xil donde les esperaba una comida al aire libre para reponer fuerzas. Visita obligada a la ermita para cantar a San Gil y contemplar la belleza del altar.

Manuel y Dora cantan a San Gil en su ermita

Después de comer unos optaron por volver a Casaio, mientras que los otros descendieron por un sendero al río San Xil y desde allí a Pala de Cabras, lugar en el que se encuentra las pinturas prehistóricas de reciente descubrimiento.

Pinturas prehistóricas

Camiño de Inverno, Ruta dos Faros, da Ortiga, pasear por por La Cueta, Mortera, Cuetalbo..., cualquier lugar en el que la naturaleza esté presente es destino propicio para los caminantes del Club Peña Trevinca.

Adentrándose en la «catedral» de la botánica

Comentarios
Rumbo al Teixadal con el club Peña Trevinca