miércoles. 28.02.2024

El concello prepara bandos en los que alerta a los vecinos de la obligatoriedad con respecto a las casas «que se están cayendo»

Tras los meses de confinamiento por la crisis sanitaria motivada por la pandemia del Covid-19 son muchos los que han decidido volver al pueblo. Unos, para reparar antiguas casas; otros, para comprar por primera vez una. El problema es que cuando llegan a su nuevo destino y ven el estado de las viviendas vecinas, algunos cambian de idea.



Es por ello que el Concello de Vilamartín está preparando bandos que colocará en las diferentes parroquias de su municipio en los que alertan a los vecinos de la obligatoriedad con respecto a las casas «que se están cayendo. Queremos todos que los pueblos estén bonitos para que la gente tenga interés en volver y estamos teniendo problemas con eso» explica el alcalde, Enrique Álvarez.

Y es que desde el final del estado de alarma, según asegura el alcalde, son muchos los que se están interesando por Vilamartín como destino. «Hay gente que quiere venir a hacer o restaurar una casa, pero hay muchas en condiciones pésimas, deplorables, que se están cayendo y la gente no les echa la mano».

Una obligación que corresponde al propietario de la vivienda. «Hay que ponerlas de la mejora manera posible para que no sean un peligro, que es lo que pasa muchas veces», sentencia el alcalde.

Si desea escuchar la entrevista completa a Enrique Álvarez, pinche en el siguiente enlace:

Vilamartín recuerda la obligatoriedad de mantener las casas en buen estado