jueves. 29.02.2024

Finalmente será mañana la fecha elegida, a las 10.30 horas en el Pazo Provincial, cuando la Diputación de Ourense se reúna con el alcalde de Vilamartín de Valdeorras, Enrique Álvarez Barreiro así como con vecinos de la localidad de San Vicente de Leira. El objeto de la reunión será buscar una solución provisional para que los vehículos puedan circular por la principal vía de acceso a San Vicente hasta que se realice el arreglo definitivo.

El diputado de Cooperación, Pablo Pérez ha señalado que todavía no se ha confirmado los asistentes de la reunión pero sí estarán representados los vecinos, la Diputación, el portavoz de PSOE en el organismo provincial y también los diputados de la comarca como son el alcalde de Petín, Miguel Bautista y su homólogo de A Veiga, Juan Anta.

La situación de la OU- 807 está enquistada desde hace 25 años. La actividad extractora realizada en la zona ha provocado la inestabilidad de la carretera y los continuos derrumbes sobre el río Leira. Derrumbes y fracturas que llevaron a que el alcalde de Vilamartín cumpla su séptimo día de encierro exigiendo una reunión con el presidente de la Diputación, Manuel Baltar para dar solución a este problema.

Y es que la inseguridad del tránsito por la carretera es un hecho, tanto es así, que el pasado sábado, el organismo provincial cortó, de forma física, el paso por la misma obligando a los vecinos a circular por una pista municipal.

Cabe recordar que en el año 2015 se retiró la licencia a la empresa extractora, decisión que está recurrida y que paraliza parte de la gestión. A partir de ese momento se forma una comisión de vecinos y representantes políticos de ambas instituciones que finalmente aprueban el proyecto para el acondicionamiento de la vía, el relleno de la vaguada, valorado en 13 millones de euros. La casualidad ha querido que la aprobación definitiva de este proyecto vaya al pleno de la Diputación de finales de este mes para que después pase a la Xunta. “Una vez lo apruebe la Xunta ya se podrá hacer no hay problema”, aseguró Pérez. Pero ¿y mientras? Los vecinos, verdaderos damnificados, no pueden pasar por la vía.

Por esta razón, el concello exige una solución provisional, que descargue de peso la carretera para circular con una relativa tranquilidad. Una solución que, según la diputación, tendría un coste de 700.000 euros además de que sería necesario realizar expropiaciones. “No se pueden realizar expropiaciones en una carretera cortada”, ha destacado el diputado.

Por su parte, la Diputación apuesta por acondicionar la pista municipal que va por Robledo. Así se ofrecen a pavimentar los 800 metros de tierra así como a preparar cunetas para evacuar las aguas y limpiar la carretera. Además aseguró el diputado que está a la espera del horario para ofrecer transporte a la demanda.

Soluciones y posibles medidas que se tomarán en la reunión prevista para mañana.“Si consiste en retirar ese material”, ha señalado el alcalde para la posibilidad de entrar con una ambulando

Ayer, además,se  se celebró una nueva concentración de protesta en Petín, a las 20.30 horas,  en la que estuvieron presentes los vecinos de San Vicente así como varios representantes políticos no solo de Petín y Vilamartín sino de otros puntos de la comarca. Leopoldo Nogueira, representante de los vecinos, exigió una carretera digna para que el pueblo pueda comunicarse con el resto de la comarca.

Diputación y Vilamartín se reunirán mañana para desbloquear el proyecto de San Vicente...