domingo 22/5/22

«El cabreo por parte de los vecinos y mía es monumental, nos dicen que no hay proyecto»

El alcalde de Vilamartín, Enrique Álvarez Barreiro, y algunos vecinos de San Vicente se reunían con la Diputación, quien les anunciaba que  «no hay nada técnicamente puesto encima de la mesa» con respecto a la carretera OU-0807
somoscomarca_sanvicente_carretera_enriquealvarezbarreiro_rique_ou0805 (3)
«El cabreo por parte de los vecinos y mía es monumental, nos dicen que no hay proyecto»

Siguen sin llegar las soluciones para la carretera de San Vicente. El alcalde de Vilamartín, Enrique Álvarez Barreiro, y algunos vecinos del pueblo se desplazaban este miércoles, 9 de mayo, hasta Ourense para reunirse con el diputado de infraestructuras, Pablo Pérez. Un encuentro al que acudían con esperanzas pero que, de nuevo, ha sido «una decepción total».

El objetivo y defensa del Concello sigue siendo llevar a cabo el relleno en la zona donde se ha desprendido la OU-0807, un proyecto que parecía estar avanzado con las expropiaciones pero que «no hay nada técnicamente puesto encima de la mesa y con la intención de solucionar el problema».

A cambio, desde la Diputación se les ha ofrecido un convenio para arreglar la carretera del concello. Una calzada que la pasada semana sufría importante daños tras el desprendimiento de una barranco debido a una importante balsa de agua que sigue amenazando en esta montaña. «No me parece mal que la arreglen, pero si que piensen que con eso se soluciona el problema».

Hay que destacar, además, que la Diputación ya firmó hace 4 años un convenio con el Concello mediante el que se comprometían a bachear el firme «y nunca se hizo. Por eso no nos creemos nada a día de hoy».

En el encuentro de este miércoles Álvarez Barreiro volvió a insistir en la necesidad de fraccionar el proyecto para arreglar la OU-0807 —valorado en 13 millones de euros—. «Según ellos, está sin aprobar. El cabreo por parte de los vecinos y mía, es monumental. Nos dicen que no hay proyecto». Eso sí, al parecer las expropiaciones de los terrenos sí estarían ejecutadas. 

El alcalde también urgió el vaciado de la balsa que sigue amenazando en la montaña y que «podría provocar algo igual o peor que lo que ya pasó. Valoraron la posibilidad de hacerlo de urgencia».

Ahora, habrá que esperar para ver si estos dos compromisos, finalmente se llevan a cabo.

«El cabreo por parte de los vecinos y mía es monumental, nos dicen que no hay proyecto»