lunes 17/1/22
somoscomarca_abdonblanco_alcaldefusilado_obarco_1jpg
Abdón Blanco

Decidle a nuestro alcalde

que por su egregio ejemplo

hoy es más transparente

el aire de su pueblo.

(1986)

El pasado 10 de noviembre, la villa de O Barco vivía una de sus efemérides más tristes. Se cumplían 85 años desde que fue fusilado el alcalde Abdón Blanco, quien también da nombre a una de las principales rúas del municipio, pero ¿saben quién era este hombre?

El agente comercial Abdón Blanco era natural de O Barco. En la villa había nacido en el año 1899. Aunque su trayectoria como alcalde barquense no fue muy larga, ya había sido concejal durante la dictadura de Primo de Rivera.

Con la II República fue secretario de Izquierda Republicana hasta que a comienzos de junio de 1936 fue nombrado alcalde de O Barco.

somoscomarca_abdonblanco_alcaldefusilado_obarco

Aunque varias veces fue advertido de que debía huir ya que corría peligro, el alcalde barquense nunca quiso hacerlo. "No hice nada malo y no tengo por qué esconderme", señalaba. Una opinión que no compartía un grupo de falangistas de A Rúa quienes fueron a buscarlo al concello barquense y lo pasearon por la calle como si fuera un trofeo, una vez se produjo el golpe de Estado de julio del 1936.  

En el momento de su detención fue la maestra falangista del pueblo, Doña Julia quien lo resguardo en su casa, aunque fue un intento vano. Finalmente, Abdón Blanco, fue detenido y trasladado a Ourense donde fue juzgado por el delito de rebelión militar (y de no haber bautizado a su hija pequeña) y sentenciado a muerte.

Finalmente, el 10 de noviembre de 1936 fue ejecutado en el Campo de Aragón, a los 37 años de edad. Abdón Blanco estaba casado y tenía dos hijas, una de ellas de tan solo cinco meses.  También familiares de su mujer, como David Ferrer, testificaron a su favor. Abdón Blanco se despidió de su esposa con una carta en la que pedía perdón para todos.

El colegio de Axentes Comerciais solicitó una investigación sobre su mujer Franscisca Quirós ara apropiarse de una parte de las propiedades gananciales del matrimonio. Finalmente fue desprovista de sus bienes, como una radio y una máquina de coser.

Años después, su familia recogía sus cenizas del cementerio de la ciudad y las trasladaba a O Barco donde era recibido por el entonces alcalde Julio Gurriarán y Lauro Olmo le dedicaba el poema que abre este reportaje.  

¿Sabes quién era Abdón Blanco?