miércoles 8/12/21

¿Quién era Sergio Peñamaría de Llano?

El concello de O Barco pidió a su homólogo en A Coruña que cambiará la placa de la calle que lleva este nombre por Mártires de Valdeorras, pero ¿saben los vecinos de la comarca quien era Peñamaría de Llano?

imgData

imgData
Tumba de Peñamaría de Llano no cemiterio de Santo Amaro da Coruña. Imagen: Wikipedia

Fue la semana pasada cuando el concello de A Coruña rechazaba la petición del ayuntamiento de O Barco —en una moción aprobada por unanimidad— así como la propuesta del BNG de cambiar el nombre de la calle Peñamaría de Llano y pasar a llamarse Mártires de Valdeorras, amparándose en la aplicación de la Ley de Memoria Histórica 52/2007 de 26 de diciembre. Un tema que ha recordado uno de los episodios más trágicos de la historia más reciente de O Barco.

Las razones para pedir este cambio de nomenclatura es que durante la Guerra Civil, Peñamaría de Llano estuvo al mando del I Tercio de la III Bandeira de la Legión siendo responsable de la represión de los huidos en la zona del Barco de Valdeorras, tal y como han recogido varios historiadores como el sociólogo, profesor y promotor de la Comisión pola Recuperación da Memoria Histórica da Coruña  Manuel Mongue.

¿Quién era Sergio Peñamaría de Llano?

Sergio Peñamaría de Llano nació en la localidad lucense de A Fonsagrada en 1914. Con el levantamiento militar contra el gobierno de la II República, Peñamaría, que era un joven y prometedor abogado, se une de forma voluntaria a las filas nacionales— aparece en la Escala Militar desde el 20 de julio de 1936—, tal y como recoge el historiador barquense Félix García Yáñez.

El 5 de diciembre de ese año ya tenía el grado de alférez, adscrito eventualmente a la 8º división orgánica. Se incorporó a la legión en el «Corpo de Exercito Marroquí», donde combatió al mando del General Yagüe. Fue herido en varias ocasiones y se le concedió la medalla de «sufrimientos por la patria». De este modo asciende a teniente en julio de 1937 por méritos de guerra y llega a ser uno de los dos tenientes del I Tercio de la III Bandera de la Legión, asentada en la Casa Grande de Viloira, en O Barco.

Casa Grande de Viloira, sede del I Tercio de la III Bandera de la Legión durante la Guerra Civil

Cabe recordar que Valdeorras mostró una fuerte resistencia al golpe de 1936 debido a la notable implantación del sindicalismo agrario, lo que hizo que la represión fuese muy dura.

Represión en Valdeorras

Consuelo Rodríguez López, «Chelo»

Precisamente, la participación de Peñamaría en dicha represión en O Barco está documentada gracias al testimonio de la vecina de Soulecín, Consuelo Rodríguez López, «Chelo» de quien este medio de comunicación ya habló aquí, al ser una de las mujeres que vivió en la Ciudad de la Selva tras el asesinato de sus padres, (a quienes el concello de O Barco rindió homenaje con un monolito en 2004). Su alegato sobre la represión de Peñamaría de Llano fue recogida por Aurora Marco en Mujeres en la guerrilla antifranquista, por Ana Acuña en su trabajo Letras nómadas-Experiencias de la movilidad femenina en la literatura gallega, por J.A. Gurriarán en As Mulleres do Monte y por Félix García Yáñez en O Barco e Terra de Valdeorras durante o franquismo.

Chelo narró así la mañana del 18 de octubre de 1939: «Eu era sempre a primeira en erguerme. Estaba lavándome cando abro a porta e vexo todo rodeado pola Lexión, co seu capitán á fronte, Sergio Peñamaría de Llano. Entrou cun pau na man e preguntou:
Onde están teus pais?
Na cama.
Entrou, foi ao cuarto dos meus pais e comezou a mallar neles co pau:
Puta, coño. Onde están os teus fillos?, dicíalle a miña nai.

A Antonia, a Domingo e a min metéronos na corte coas ovellas. Mandaron reunir a toda a xente da aldea na eira que está diante da casa para que visen o que ían facer con nós e collesen medo, porque tamén a eles lles preguntaban se sabían o paradoiro dos meus irmáns. Ven buscarme un soldado e díxome: «Ven, vas ver a túa nai». Subín á casa e mudeille a roupa: «Mamá, pon esta roupa limpa que vas ir ao cárcere». Deille unha tableta de chocolate, que lle gustaba moito e díxenlle a meu pai que collese cartos.

Consuelo y Antonia Rodríguez

Leváronme a xunto dos meus irmáns á corte. Penso que tamén me querían matar porque volveron por min unha segunda vez. Vin baixar a miña nai polas escaleiras, abrazoume e díxome: «Non me soltes, miña filla, non me soltes». Pero devolvéronme á corte. Vin marchar os meus pais polo camiño de atrás. Ao pouco tempo sentín os disparos e xa non lembro como saímos de alí; miña irmá díxome máis tarde que nos abrira un soldado. Saín e atopei unha muller que me espetou: «Ficaches sen pais». Caín redonda. Leváronme para a casa dos veciños –a de José Moral e a súa muller Venancia, que estaban ao tanto de todo– e xa me confirmaron que acababan de enterrar a meus pais na beira dun camiño [na paraxe de Sampaio] que hai perto da casa. Cando me acheguei, o único que vin foi un regueiro de sangue. Sei que morreron abrazados.

Concepción y Remedios Fernandez

En este mismo sentido y según ha documentado Emilio Vega, en la aldea de Val (concello de Rubiá) el 23 de octubre de 1939 la misma legión asesinó a Concepción Fernandez y a su hija Remedios, ahorcándolas y obligando a los vecinos a presenciarlo, entre ellos la hija pequeña de Remedios. En realidad, la legión buscaba a la otra hija de Concepción, Felicitas, quien tenía a su pareja en el monte. Como no la encontraron se vengaron asesinando a estas dos mujeres.

«Son só dous dos datos contrastados e achegados por testemuñas familiares, documentación e historiadores que situan Peñamaria de Llano xa rematada a guerra como actor principal da represión da Comarca de Valdeorras. A sua política foi instaurar un réxime de terror, baseado no exercicio indiscriminado da violencia, independentemente da implicación das suas vítimas en feitos da guerra», destaca Emilio Vega. Todos estos hechos también se pueden consultar en el libro El monte o la muerte, de Santiago Macías.

Tras la guerra

Posteriormente Peñamaría de Llano se integró en el cuerpo jurídico militar en el año 1941, llegando a Coronel. Fue alcalde de A Coruña desde el 23 de abril de 1959 al 4 de julio de 1963 y procurador en las Cortes franquistas. Jurídico militar de carrera, participó cómo fiscal militar en Consejos de Guerra Sumarísimos. Así, actúa cómo fiscal militar en el celebrado el 31 de julio de 1947, solicitando penas de muerte a los dirigentes del PCE. A este currículum se suma su militancia en varias asociaciones fascistas durante la postguerra y presidente de la «Hermandad de antiguos caballeros legionarios».

Respecto a su participación en los consejos de guerra,  Luis Lamela García en el libro Aspectos deconocidos de la guerrilla del Llano, los detenidos fueron sometidos a horribles torturas y el fiscal Peñamaría de Llano «solicitaría para los procesados, acusados de rebelión militar, tres penas de muerte para los integrantes del Comité Provincial, Alejandro Gama Casalderrey, Ramón Seoane Suárez y Rogelio González Suárez, y penas de 1 a 30 años para 47 procesados y la libre absolución para otros cinco».

Vida privada y alcaldía de Sergio Peñamaría de Llano

Curiosamente la vinculación de Peñamaría con O Barco llegó mucho más allá ya que durante su estancia en la Casa Grande de Viloira conoció a la hija del propietario, Rosario Suárez Quiroga con quien finalmente se casó. Rosario era hija de Marcelino Suárez quien creó en O Barco la empresa Caleras de Valdeorras y estaba casado con Elena Quiroga Velarde, hija de Manuel Quiroga Vázquez y sobrina de la escritora Elena Quiroga.

Elena Quiroga

Cierto es que, como alcalde de la ciudad, Sergio Peñamaría cosechó grandes amistades tal y como reflejan los obituarios escritos tras su fallecimiento. En ellos se suele destacar que impulsó las obras del aeropuerto de Alvedro, acuño la frase «A Coruña, ciudad en la que nadie es forastero» y bajo su mandato se sentaron las bases de la refinería, se instalaron las fábricas de Coca-Cola y Celtiberia, se instaló el reloj floral y se construyeron el aparcamiento de la plaza de Vigo, el mirador de Os Castros y la fuente de Cuatro Caminos.

Una figura que ha vuelto a salir a la luz debido a la petición del concello barquense de retirar el nombre de su calle en A Coruña para recordar a las personas asesinadas en Valdeorras durante la represión de la guerra y la posguerra.

¿Quién era Sergio Peñamaría de Llano?