miércoles 26/1/22
Severino González Álvarez, gerente del Cluster de la Pizarra
Severino González Álvarez, gerente del Cluster de la Pizarra

Finaliza otro año en el que la pandemia de la covid ha marcado nuestra vida. También en uno de los sectores más importantes para Valdeorras, la pizarra. Este 2021, por suerte, la enfermedad apenas ha provocado bajas en las empresas que forman en Clúster. Los protocolos aplicados, como asegura su gerente, Severino González, han funcionado. Eso sí, los coste de producción se están viendo muy afectados por otra "pandemia", la crisis de suministros.

Este problema se ha visto incrementado en los últimos meses debido, como explican desde el propio Clúster, al considerable aumento constatado en diferentes suministros y servicios, entre los que destacan, sobre todo, los precios de la electricidad, el transporte marítimo y el combustible. 

Las subidas afectan a la práctica totalidad de proveedores. En comparativa al año 2020, la energía se ha visto incrementada en un +100%, los carburantes un 45%, el aluminio un 50%, los plásticos un 40%, la madera un 28%, los explosivos un 40% hasta el momento o los repuestos el 10%. «El consumidor final es quien sufre las consecuencias», explica González, aunque el problema es que en algunos casos «existen contratos cerrados que lo impiden».

Aun así, los datos de cierre de este año, comparándolos con el año 2019, antes de la pandemia, «son buenos. El balance general es positivo, a pesar de los costes incrementados. Estamos en un buen momento de ventas y, mientras haya ventas, hay vida y esperanza».

Lo que sí que no ha variado, a pesar de la pandemia, son los datos de empleo de las empresas que forman esta entidad. En total, se contabilizan 2.400 puestos directos, un dato que se eleva hasta 10.000 con los indirectos. «Si no existiera la actividad principal, no habría la secundaria. Es el eje principal de Valdeorras».

Campañas de dinamización

Otra de las actividades retomadas este 2021 fueron las iniciativas de dinamización social y cultural para poner en valor la pizarra como material constructivo. El organismo promevió diferentes convocatorias de premios que distinguieron, por un lado, buenas prácticas sostenibles en construcción con pizarra y, por el otro, textos periodísticos y dibujos de escolares relacionados con este material. «Tuvieron mucho éxito. Si podemos, continuarémos el próximo año», asegura Severino González.

Propósitos para 2022

De cara al próximo año, uno de los objetivo del Clúster será seguir potenciando el turismo industrial que, unido al enológico, podría suponer un gran avance en Valdeorras. «Ya se hace en otros países, como en Reino Unido. Queremos revalorizar el sector de la pizarra como factor de turismo para las comarcas productoras». Una actividad complementaria que podría conseguir que «Valdeorras sea a la pizarra como Las Médulas al Bierzo».

Pero sin ninguna duda, el mayor deseo para el próximo año del Clúster de la Pizarra se repite: el plan hidrológico. Como ya exponía el pasado 2020 Severino González, el sector precisa de una ley que «sea reflectiva a las necesidades para que podamos seguir funcionando». 

El borrador actual realizado por la Confederación Hidrográfica Miño-Sil «no nos gusta nada y nos ha sentado muy mal. Algunos artículos creemos que van a por el sector». Por ello, ya se han redactado las pertinentes alegaciones. «Nuestro deseo es que los responsables sean conscientes de que si no se desvían los arroyos, como pasa en otras confederaciones, el sector puede tener los días contados».

El Clúster de la Pizarra desea un plan hidrológico acorde a las necesidades en 2022