domingo. 26.06.2022

Valdeorras, una comarca para vivir

Desde los distintos municipios desvelan algunas de las claves para encontrar vivienda- Al contrario de cómo sucede en otras comunidades autónomas, la búsqueda de alquiler no se puede centrar exclusivamente en las inmobiliarias

Valdeorras, una comarca para vivir

La Comarca de Valdeorras se caracteriza por el constante flujo de población que viene a trabajar a las canteras integrándose en unos concellos que los acogen con los brazos abiertos. Sin embargo, en el ajetreo que supone la búsqueda de nueva vivienda y el cambio de domicilio para personas que llegan de otras provincias, se hace indispensable conocer algunos de los mecanismos clave del mercado inmobiliario.

Al contrario de cómo sucede en otras comunidades autónomas, la búsqueda de vivienda en alquiler no se puede centrar exclusivamente en las inmobiliarias – aun cuando éstas sigan jugando un papel importante -. Por eso, una de las cosas que más llaman la atención al visitante que pretende asentarse en la comarca es que, en muchas ocasiones, negocios como corredurías de seguros, gestorías o administradores de fincas, manejan una surtida cartera de clientes tanto para la venta de vivienda como de alquiler.

Indispensable es, sin lugar a duda, «el boca a boca». Así como su máxima expresión que se puede encontrar en los tablones de anuncios de supermercados, pequeños comercios, centros sanitarios e, incluso, ayuntamientos. Desde los diferentes municipios explican algunas de las claves para que esta búsqueda llegue a buen puerto al tiempo que reivindican la zona rural.

A pesar de que A Rúa es el segundo municipio con mayor población de la comarca de Valdeorras los mecanismos para encontrar vivienda también se centran en el boca: bares, comercios, tablones de anuncios… sin obviar, eso sí, asesorías y gestorías que también funcionan como inmobiliaria. Desde el concello señalan que “había previsión de hacer una página web para poner en común a propietarios de vivienda con demandantes pero que finalmente se optó por llevar una labor de asesoramiento para no interceder en las alternativas de negocio que tienen otras empresas”. No obstante, desde el concello informan que existe un teléfono de atención al ciudadano donde facilitan toda la información que está a su alcance y donde pueden asesorar sobre los establecimientos que disponen de esta información.

En A Veiga, el concello puso en marcha hace unos años una página web que tiene como objetivo recuperar las casas abandonadas y ampliar las de alquiler. La página sirve para poner en contacto las personas que ofertan con aquellas que demandan vivienda. Además, cuentan con un programa de viviendas reformadas – ya llevan 23 – que incluyen alquileres que van desde los 140 euros en adelante, dependiendo de la cercanía de éstas a la capitalidad del municipio. En este momento, se encuentran reformando media docena de viviendas.

En el concello de Rubiá las directrices son muy parecidas si bien en la casa consistorial conocen de primera mano a los vecinos que ponen sus viviendas en alquiler. “Cuando alguien llega al concello para informarse sobre la vivienda les ponemos en contacto con los propietarios que normalmente suelen alquilar, aunque a veces desconocemos si los inmuebles se encuentran ocupados”.

En Petín la función que desempeña el concello es la de asesorar y orientar cuando alguien pregunta temas relativos a la vivienda, aunque reconocen que “en alquiler no hay una gran oferta”. Algo similar sucede en Carballeda de Valdeorras donde aseguran que “a pesar de hay gran cantidad de viviendas no hay mucha demanda”. Motivo por el cual apuntan a que el municipio goza de grandes espacios y belleza con servicios públicos de calidad, como un centro escolar que abarca hasta la secundaria. Y, todo ello, cerca de Barco de Valdeorras. En este sentido señalan que, hace doce años, la Xunta de Galicia construyó viviendas sociales para alquiler y venta. A día de hoy, dos de estos pisos se encuentran vacíos, aunque en uno de ellos ya se han iniciado los trámites necesarios para ser habitado.

En O Bolo, “el boca a boca” a través de comercios, bares y tablones de anuncios vuelve a ser parte fundamental para encontrar vivienda. Desde el concello asesoran a las personas que están interesadas en ello y aseguran, que “se dan grandes facilidades a aquellas familias con niños que deciden venir a vivir con nosotros”. En el caso de Vilamartín, próximo al municipio cabecera de la comarca, se atiende al teléfono del concello y se facilitan los datos que manejan. “Sé que tenemos mucha gente interesada en venir a vivir al concello porque constantemente los bares y comercios de la capital reciben preguntas al respecto”.

Valdeorras, una comarca para vivir