viernes. 02.12.2022
portada

La supresión de las reglas fiscales para este año y el próximo permitirá a los municipales utilizar los remanentes.

Los remanentes de tesorería de los concellos han sido, desde hace casi una década, uno de los temas más polémicos en el debate entre la administración local y el gobierno local. Cabe recordar que en el año 2012, y con la llamada Ley Montoro, los municipios no podían hacer uso de este dinero a no ser que fuera para paliar su propia deuda o inversiones “financieramente sostenibles” y aprobadas por el Ministerio.

Ahora, y tras semanas de enfrentamientos con parte de los alcaldes (derrota parlamentaria incluida), el Ministerio de Hacienda permitirá a los concellos utilizar estos fondos “sin límite” este año y en el 2021, para combatir la emergencia sanitaria y económica causada por la pandemia. El permiso de la Comisión Europea para la suspensión de las reglas de estabilidad presupuestaria para este ejercicio y el siguiente ha sido la razón de este “cese de intervención” del gobierno en los ayuntamientos.

Como resultado: los concellos de Valdeorras que cuentan con estos “ahorros” podrán hacer uso de ellos y además, una solución calificada como positiva por los diferentes colores de responsables políticos de la comarca.

Así, el alcalde socialista de O Barco, Alfredo García y expresidente de la FEGAMP (Federación Gallega de Municipios y Provincias) se ha mostrado satisfecho con esta solución aunque asegura, que la propuesta del gobierno central, también le parecía interesante. “Defendí durante todos estos años que pudiéramos gastar los remanentes.  Es un ahorro que tiene el concello y se debe poder gastar. Pero quien tiene remanente es porque ha sido buen gestor y no veo razones para no gastarlo”, afirmó García. “Pero si no los íbamos a poder gastar, dentro de eso, la solución del gobierno no era mala. Nosotros les cedíamos una parte de ese dinero, no todo, sino el sobrante de los compromisos ya adquiridos. El gobierno te lo devolvía en diez anualidades con intereses. Y el primer año, nos daban el 35% a fondo perdido, es decir que ganamos el 35%. No era tan mala esa opción”, señaló el alcalde barquense quien dio la bienvenida a la suspensión de las reglas de estabilidad.

Por su parte, su homólogo en A Veiga, Juan Anta se mostró también optimista con esta nueva opción y calificó la anterior solución del gobierno de Pedro Sánchez como “antidemocrática”. “Yo estoy convencido del municipalismo y la entidad local debe ser la protagonista de este tipo de decisiones. Por desgracia, casi nunca lo es. Pedirnos que entreguemos el remanente que tenemos porque hemos gestionado bien y hemos obtenido ahorro es absolutamente temerario y dictatorial por parte del gobierno central”, afirmó Anta quien señaló que los remanentes “son necesarios para que los concellos hagan obras de carácter social, de carácter innovador y que creen empleo en el territorio”, detalló.

Por su parte, desde el BNG la concejala y diputada parlamentaria María González Albert, recordó que los concellos necesitan la abolición de la Ley Montoro. “La ley de estabilidad presupuestaria de Montoro es un ataque frontal a los concellos. El BNG, tiene esta postura desde que se aprobó y era la misma postura del PSOE que había anunciado que, en cuanto llegará al gobierno iba a derogarla. En vez de eso lo habían aplicado”, detalló Albert quien también criticó la primera medida propuesta por el gobierno central. “El gobierno central, en vez de anular la ley quiso utilizar los ahorros municipales, en un momento en el que hay una necesidad grandísima de utilizar ese dinero... Las administraciones locales deben poder utilizar sus recursos en políticas que palien las consecuencias de la COVID. Creo que el recurso final es la derogación de la ley”, concluyó.

Los concellos valdeorreses podrán utilizar el dinero de sus remanentes