jueves. 22.02.2024
somoscomarca_casaio_montes_sptuniklabrego_2023-03-15
Los montes comunales de Casaio y Lardeira tienen orígenes medievales

Los espacios comunales en Galicia han recibido una atención muy relevante por parte de distintas especialidades y disciplinas, dada su relevancia económica e institucional actual. No hay que olvidar que Galicia es una de las regiones europeas donde este tipo de espacios son mayoritarios.

Según el proyecto Life in Common Land, financiado por la Comisión Europea, la cuarta parte del territorio gallego, más de 700.000 hectáreas, corresponde a los llamados Montes Vecinales en Mano Común (MVMC).

Sin embargo, su historia en la larga duración está mucho menos comprendida. ¿Cuándo nacieron estos espacios como tales "montes vecinales"? ¿Cómo fue su desarrollo en los distintos períodos históricos? ¿Cómo se vinculan con las transformaciones políticas, económicas y sociales? Estas fueron algunas de las cuestiones que se trataron de responder en un nuevo trabajo, fruto de las investigaciones de la Asociación Científica Sputnik Labrego, en colaboración con el proyecto Mulime de investigación para las Comunidades de Montes Vecinales en Mano Común, en las aldeas de Casaio y Lardeira (Carballeda de Valdeorras, Ourense).

El trabajo, titulado "Como son obligados de inmemorial tiempo a esta parte: una historia de larga duración de los comunales en las aldeas de Casaio y Ladeira (siglos X-XVIII)" y publicado en la prestigiosa revista Historia Agraria, presenta los resultados de una investigación cuyo objetivo es analizar la historia de los espacios comunales y mancomunales de estas dos localidades desde una perspectiva multidisciplinar.

Una metodología que implica el estudio de la documentación escrita de época medieval y moderna, pero también incorpora la arqueología y las entrevistas etnográficas como forma de aproximación a la historia de estos importantes espacios.

De esta manera, una de las conclusiones más importantes del trabajo es que el origen de lo que conocemos actualmente por espacios de gestión comunal y mancomunal en estas aldeas puede remontarse, al menos, a la Edad Media, posiblemente a los siglos IX o X, si bien podrían ser anteriores.

Sin embargo, la primera evidencia de una potencial gestión comunal del territorio se daría en la mitad del siglo XII, momento en el que se documenta una donación de tierras al monasterio de San Pedro de Montes confirmada por el "concilio de Casoyo et de Casayo", que mostraría la presencia de una institución local que tendría competencias en la gestión del territorio.

Estos espacios de origen medieval serían objeto de disputas a lo largo del tiempo, con momentos de fuerte tensión en los siglos XVII e XVIII, en los que se registran más de una docena de conflictos por los espacios comunales. En este sentido, la arqueología puede también aportar una información muy importante, ya que la mayoría de las estructuras vinculadas con la gestión de los espacios comunales y mancomunales podrían datarse inicialmente en este período.

Según la Asociación Sputnik Labrego, este trabajo, producto de un proyecto europeo desarrollado en la Universidad de Génova y en colaboración con la Comunidad de Montes de Casaio y Lardeira es una importante aportación a la historia de la comarca de Valdeorras, donde se encuentran estas aldeas, y también para la historia de los montes comunales. Aportación que continuará en futuras investigaciones, dada la importancia de estos espacios para las comunidades locales.

Los montes comunales de Casaio y Lardeira tienen orígenes medievales