martes. 04.10.2022

El Concello sigue buscando revitalizar el municipio tras la gran afluencia del verano

Cuando termina el verano muchas parroquias del rural regresan a su estado de letargo en el que apenas quedan vecinos en las casas. Esto es lo que ocurre en muchos puntos de Carballeda. La estación más calurosa ha sido un éxito, pero ahora, toca trabajar para crear lazos de unión.



Así lo ha explicado su alcaldesa, Maricarmen González, quien considera que el principal atractivo que ha tenido el municipio son sus piscinas naturalizadas y de sal. «Hacía falta un complejo diferente. No nos equivocamos. Ha sido un verano estupendo a pesar del tiempo», aseguraba.

Ahora, el Concello sigue trabajando día a día para conseguir que la población aumente. Para González, la clave está «en crear lazos de unión con este lugar». Y es que en Carballeda, el trabajo no es un problema, ya que como explica su alcaldesa, las canteras crean un gran número de empleos.

El problema, explica, «es que por el día hay mucha gente, pero después se van a vivir para O Barco o Ponferrada». El objetivo es «mentalizar de qyue si se vive cerca del puesto de trabajo, se gana calidad de vida», confiesa Maricarmen.

Pero a pesar de que este es uno de los principales objetivos, el Concello tampoco desatiende en ningún momento a sus habitantes. Un ejemplo de ello es el proyecto que desde el Concello se quiere llevar a cabo para cubrir las piscinas y que también puedan usarse en las estaciones más frías.

Otro ejemplo es el acondicionamiento que hace unos meses se llevó a cabo en el área de descanso de Sobradelo. Un lugar pensado para los peregrinos, pero sobre todo, para los vecinos. «Hay que hacerle la vida agradable a los que están aquí, crear un entorno más cómodo», sentenciaba Maricarmen González.

M. González: «En Carballeda hay empleo, falta crear lazos de unión»