viernes 3/12/21

Fonte da Cova volverá a echar de menos las motos más frías de Galicia

La organización de Motoxeada cancela, un año más, la concentración motera en Peña Trevinca, el techo de Galicia, debido a la pandemia provocada por el coronavirus

A mediados de diciembre, desde hace seis años, los motores de cuatro y dos tiempos rugen en el techo de Galicia, en Fonte da Cova. Es gracias a la concentración motera Motoxeada, organizada por la asociación homónima en colaboración con el concello de Carballeda de Valdeorras.

La razón de la suspensión en este 2021, al igual que ocurrió el pasado ejercicio, es la pandemia provocada por la Covid-19. «Consideramos que las medidas de seguridad sanitarias son incompatibles con la celebración de nuestro evento de la forma en la que nos gusta disfrutarlo. Volverán tiempos mejores», han manifestado desde la organización a través de sus redes sociales. Aunque las medidas sanitarias cada vez son menos restrictivas debido a la disminución del número de casos positivos en coronavirus, desde la organización han querido ser precavidos a la hora de organizar un evento en el que, sobre todo, es difícil mantener la distancia de seguridad. Así mismo, la necesidad de organizar la concentración con meses de antelación, pero desconocer las medidas sanitarias que se aplicaran en dichas fechas, hace necesaria la cancelación del evento.

Cabe recordar que unas 500 personas se daban cita en esta celebración en torno al mundo de la moto, en la que los asistentes podían disfrutar del entorno de Trevinca, a 2000 metros de altura, y en la que normalmente la nieve también hacia acto de presencia. Entre las actividades más tradicionales se encontraban la pinchada, discoteca, actuación musical, la acampada y el termómetro con el mercurio muy bajo.

Por último, desde la organización seguirán trabajando en la vuelta de un evento muy especial en la comarca de Valdeorras con el fin de que las motos vuelvan a rugir en el punto más alto de Galicia con total seguridad sanitaria.

Fonte da Cova volverá a echar de menos las motos más frías de Galicia