martes 25/1/22

Los conjuntos de la base realizaron grandes campañas, pero la pandemia provocó que se quedaran sin títulos o ascensos

El Muebles Victoria de baloncesto arrancó el 2020 con muy buen pie en prácticamente todas sus categorías, con conjuntos invictos en sus ligas y otros luchando por ascenso o simplemente disfrutando del deporte de canasta hasta que la pandemia apareció en la vida de todos los españoles.

Con el confinamiento se terminaron los sueños, se paralizaron las competiciones y se dieron por concluidas con campeonatos que terminaron desiertos y con ascensos y descensos que no se consumaron.

El júnior masculino iba líder, además era invicto en su grupo, buscando subir a Primera División, situación idéntica a la del conjunto infantil, que fue el equipo con mayor evolución de la entidad. Los cadetes por su parte buscaban jugar por la primera posición a nivel provincial, mientras que el infantil femenino también tuvo un gran rendimiento jugando un baloncesto más maduro.

Los más pequeños de la base, si bien el resultado no importa, estaban bien situados en la tabla clasificatoria, aunque quedaron muchos partidos por jugar. Por último, el equipo sénior terminó la temporada compitiendo ante todos los rivales y ofreciendo un gran juego a los aficionados.

Josiño avanza con el balón en uno de los últimos encuentros disputados durante el mes de marzo en Calabagueiros

Durante el otoño desde la Federación Galega de Baloncesto se apostó por la vuelta de esta modalidad deportiva, con mascarilla y con protocolo, pero desde el Muebles Victoria no lo vieron viable y decidieron renunciar al menos a la primera fase de competición. Tampoco regresaron los entrenamientos, si bien es cierto que en la práctica los deportistas volvieron a Calabagueiros lo hicieron únicamente por una semana.

Uno de los primeros entrenamientos del Muebles Victoria durante el mes de septimebre

Y es que el aumento imparable de contagios de principios de octubre provocaron la marcha atrás de los dirigentes de la entidad, que, por seguridad, cancelaron todo tipo de actividad sin regresar a día de hoy.

«Hubo equipos con grandes resultados, fue una pena, el júnior masculino terminó invicto e íbamos a pelear por un ascenso a Primera División. Fue un año de casi, y te da rabia cuando son en las primeras posiciones» destacó Patricia Gómez.

Si desea escuchar todo lo que nos contó Patricia Gómez, del Muebles Victoria, puede hacerlo en el siguiente enlace:

Un año de "casi" para el Muebles Victoria