lunes. 27.06.2022

Un partido brillante de los barquenses no fue suficiente para traerse la victoria a Valdeorras.

El cansancio acabó haciendo mella en los jugadores dejándole la oportunidad perfecta a Peleteiro para remontar el partido en los últimos tres minutos.

Durante el primer cuarto el dinamismo predominó en el juego de ambos equipos. La buena defensa individual del Muebles Victoria —MVB— obligó a Peleteiro a jugar todas sus cartas al tiro exterior, sin embargo los santiagueses lejos de estar afinados solo pudieron anotar en contados despistes de los barquenses. El ataque del Muebles Victoria, caracterizado por su individualismo obtuvo en esta ocasión muy buenos resultados, sobre todo a mitad de cuarto, con un porcentaje muy alto de anotación desde tiro de tres forzando un tiempo muerto desde el banquillo de Peleteiro. El único jugador santiagués que logró hacer daño en ataque al MVB fue el número cinco, con mucha verticalidad y un porcentaje muy alto de anotación. Para finalizar este cuarto con buen pié, los barquenses anotaron en el último segundo, en una acción en la que Jonathan Quarrè pudo interceptar el rebote de un tiro de Javi García dejando en marcador a 14-17 .

Rueda de calentamiento del Muebles Victoria

En el segundo cuarto el conjunto dijigido por Jose Luís Álvarez —Victoria— decidió mantener la defensa individual que tan bien le funcionó en el cuarto anterior, y no fue un desacierto en absoluto. El ataque, sin grandes peripecias tácticas continuó siendo efectivo, pudiendo distanciarse en el marcador de los santiagueses. En la línea de tiros libres en cambio no les fue tan bien a los valdeorreses en estos diez minutos, cosechando un porcentaje de acierto del 50%. Viéndose por encima en el marcador, el MVB decidió no arriesgarse y, desechando el dinamismo inicial, puso en marcha un juego muy medido para evitar errores innecesarios. El dominio aplastante de los barquenses forzó el segundo tiempo muerto de Peleteiro, que se veía incapaz de tomar las riendas del partido. Tras el tiempo muerto, el juego sigue sin grandes cambios ya que los del Muebles Victoria no estaban dispuestos a renunciar al buen juego mostrado hasta el momento. Aún así, los despistes en el rebote defensivo volvían a aparecer de vez en cuando al igual que el fantasma de las navidades pasadas, otorgándole al equipo rival canastas fáciles. Peleteiro siguió sin levantar mucho la cabeza, muy fallón y con multiples imprecisiones en el ataque. Por parte de los valdeorreses la mayor parte de la anotación hasta el descanso recayó sobre Josiño, Jonathan Quarrè y Javi García dejando un resultado al descanso de 27 - 35.

Josiño en iniciando una penetración a canasta tras bloqueo de Iván Blanco

Como bien nos dijo Jose Luís — Victoria— en varias ocasiones "los terceros cuartos nunca fueron buenos". En esta ocasión, no es del todo cierto, ya que su equipo realizó una de las mejores terceras partes de la temporada, pero, en comparación con las anteriores se podría decir que fue menos brillante. El número cinco de Peleteiro decidió cargarse su equipo a la espalda, ya había sorprendido anteriormente a los barquenses, pero en este cuarto decidió protagonizar toda la anotación de su equipo, imparable tanto en la línea de 6´75 como en sus penetraciones. Esta oleada de ataques exitosos provocó el primer tiempo muerto en el banquillo del MVB. En el meridiano del cuarto el juego de ambos equipos se volvió caótico, un auténtico correcalles, hecho que no benefició en absoluto a ninguno de los conjuntos ya que iniciaron una dinámica de fallos en ataque, estancando el marcador. El hostigamiento del número cinco continuó durante todo el cuarto cosechando un porcentaje impecable en anotación y varios robos en defensa. Peleteiro, decidido a remontar, aprieta más en defensa, presionando a todo campo. Esto desembocó en una retahíla de faltas que poco benefició al conjunto santiagués. La defensa de los barquenses a falta de dos minutos del final sigue siendo impecable, a excepción del marcaje sobre el número cinco que logra recortar distancias, acabando el cuarto con un resultado de 45-48.

Javi García efectuando un tiro

Tras una charla, cuanto menos motivadora en el banquillo, el MVB sale muy metido en el partido a la pista. Durante los primeros minutos Jonathan Quarrè realiza la que pudo ser su mejor actuación defensiva del partido y tal vez de la temporada protagonizando varios robos de balón convertidos en canasta. La defensa conjunta, que se mantiene en individual, sigue siendo muy buena, destacando el sistema de ayudas que estuvo muy coordinado durante todo el encuentro. A mitad de cuarto, pese a mantenerse las buenas acciones en defensa, el ataque comienza a verse mermado por el cansancio convirtiéndose en acciones descoordinadas y sin sentido. El agotamiento poco tarda en dañar también la defensa con faltas innecesarias que fácilmente convierten los santiagueses en canasta. A tres minutos del final comienza la odisea barquense. Peleteiro logra empatar el partido con una canasta del ya omnipresente número 5. A falta de dos minutos un buen tiro de tres del número 24 de Peleteiro pone al MVB contra las cuerdas. A esta acción se le sucede una serie de triples anotados por parte del conjunto santigués. Ante tal acción los valdeorreses no pudieron responder con propiedad, en parte debido al agotamiento generalizado y a la falta de banquillo para realizar rotaciones. Finalmente, con sensación de impotencia el senior del MVB volvió a casa con una inmerecida derrota bajo el brazo y un resultado de 68-58.

Cinco inicial: Josiño 10, Javi García 15, Iván Domínguez 34, Jonathan Quarrè 12, Mariñas 18.

También jugaron: Adri 17, Iván Blanco 30, Javi Delgado 41 y Francisco Javier Prada 8.

Tres minutos sentencian al senior del Muebles Victoria