jueves. 22.02.2024

La seguridad para los caminantes que discurren por la N-536, entre A Rúa Vella y Vilamartín, en un tramo que coincide con el Camiño de Inverno se ha convertido en una prioridad para los concellos de A Rúa y Vilamartín de Valdeorras. Y es que no solo los peregrinos discurren por dicha vía sino también vecinos que caminen por Barxela y Petín para volver a Rúa tras cruzar por Valencia do Sil.

El tramo de esta vía que está en A Rúa no es de titularidad municipal sino de la Xunta de Galicia y además está afectado por Adif puesto que la vía del tren pasa al lado del camino. Aún así, los técnicos municipales buscan una solución para mejorar la seguridad de los vecinos. Desde A Rúa se inclinan, en el tramo que está dentro de su concello, por crear un voladizo. Una obra que necesita la ayuda de la Xunta por lo que el concello planea planteárselo a la consellería de Cultura.

Por su parte, los trabajadores del concello de Vilamartín de Valdeorras han acondicionado este camino desde el puente de San Miguel hasta el tramo de carretera en el límite con el Concello de A Rúa. Los trabajadores han creado una zona de 500 metros para que puedan pasar los caminantes e instalar elementos de protección para separar la zona de la vía del tren.

Mejorando la seguridad peatonal en un tramo de la N-536