sábado 16/10/21

Santiago Ferrer: «El castro de Valencia do Sil es el único visitable de la comarca»

El arqueólogo estima que se debe seguir investigando y potenciando este yacimiento de Vilamartín

El arqueólogo Santiago Ferrer Sierra, natural de Vilamartín, valora que Valdeorras es rica en patrimonio arqueológico.  Explica que  el Castro de Valencia do Sil «es el único visitable» de la comarca. No obstante, argumenta «en otras zona hay mucho menos», en alusión a que Valdeorras es una zona investigada. Propone intentar seguir excavando e investigando el citado yacimiento.



Sobre las excavaciones e investigación, afirma que «estamos en los arrabales de lo que es el castro. Lo más interesante  de este yacimiento sería excavar la corona. Ahí, podría haber muchos más niveles de ocupación, posiblemente incluso prerromano, como se detectó en su día en la Vila do Castro». La cima podría arrojar «edificaciones superpuestas de diversas épocas, no como lo que se excavó este año, donde los hallazgos son de la misma época del siglo III al siglo IV». No obstante, aclara que, por el momento, no hay ninguna excavación prevista en la citada zona.

Pepe Fernández e Santiago Ferrer en el centro de la imagen, bajando del castro

Santiago Ferrer estima que se han hecho importantes excavaciones en Valdeorras en los dos últimos siglos. «Empezó la Comisión de Monumentos de Ourense, que descubrió un mosaico en A Cigarrosa, lo tapó y después lo descubrieron Los Escarbadores». Además, cita que las excavaciones en O Castro, en A Proba y La Cerámica, entre otras.

Zona oeste del Castro de Valencia do Sil donde Sputnik está realzando una excavación

Santiago Ferrer dice que «Valdeorras no es una de las comarcas que esté menos investigadas, se ha investigado, si bien siempre es satisfactorio investigar más». De hecho, opina que en la provincia de Ourense hay otras comarcas «que sí están completamente abandonadas».

Excavación de la parte norte iniciada en los 60 por el grupo de los Excarbadores

Castro de Valencia do Sil —Vilamartín—fue una de las grandes sorpresas que deparó 2019.  La limpieza de este yacimiento durante el verano destapó restos de casas en la parte cuya excavación iniciaron «Los Escarbadores» entre 1967 y 1985. Así, aparecieron vestigios de uno o varios edificios, de diversas alturas; pavimento de mortero de cal, jarras, monedas y un huso de un telar,  además del hallazgo del primer testimonio de uso de la pizarra para tejados.



Paralelamente, se realizó otra investigación, la del grupo «Sputnik Labrego» —todavía pendiente de resultados—, durante la que se localizaron los restos de una casa que se estima es de la época Sueva, con estuco en las paredes y gran cantidad de escoria, «pondus» que apunta a una zona de producción de fundición.

Y todo ello en el marco de la conmemoración del  50 aniversario del descubrimiento del mosaico romano de «A Cigarrosa», que propició actividades y una exposición, todavía abierta, promovida por el Concello de O Barco.

Caseta a la entrada del castro donde los Escarbadores guardaban sus herramientas

Santiago Ferrer: «El castro de Valencia do Sil es el único visitable de la comarca»