domingo. 25.02.2024

El alcalde socialista Enrique Álvarez Barreiro ha vuelto denunciar públicamente el ninguneo de la administración con respecto a la demanda de una solución definitiva para la carretera de San Vicente de Leira, en Vilamartín de Valdeorras, la denominada OU-0807. Barreiro rechaza «la presentación ahora de un proyecto de urgencia de estabilización de la ladera, valorado en 38.000 euros, que tras tres meses de espera llegará al mismo tiempo que el proyecto definitivo, ya aprobado, de relleno de la vaguada». Según su criterio, el proyecto de urgencia llega tarde «porque xa temos o definitivo de recheo da vaguada, se o que querían era darlle 38.000 euros a unha empresa que non utilicen ao pueblo de San Vicente», advirtió.

El primer edil ha explicado que «la Administración ha salido del paso con la presentación de este proyecto a raíz de la presión ejercida por los medios de comunicación» tras las manifestaciones de los vecinos y encierro del propio alcalde en el consistorio. Ante el retraso en unas obras que el alcalde considera básicas y fáciles incluso de llevar a cabo, el concello ha propuesto a la Administración «partir en tres, cuatro, cinco fases el proyecto presentado, para que puedan empezar ya a sacar material» y poner una fecha para el comienzo de las obras.

De momento, a raíz de la última reunión del Concello con la Administración, ésta última cerraba al tráfico el vial y lo desviaba por carreteras del concello, tal y como relataba su alcalde, «con las dificultades de comunicación que esto supone». «Estamos como estábamos hace 25 años, no mejoramos nada. Nos sentimos igual, engañados y ninguneados», explicó. La urgencia pasa por dotar a un pueblo de las infraestructuras básicas necesarias para que «pueda entrar una ambulancia medicalizada o un camión de bomberos en caso de necesitarlo, porque ahora no pueden hacerlo de ninguna manera».

Un proyecto urgente que llega tarde y un pueblo que sigue sin carretera