sábado. 10.12.2022

Como cada año desde hace una década llega la única fiesta de música electrónica de Valdeorras, el último fin de semana de julio. De mano de los mejores DJs de la zona entramos en un entorno totalmente exótico para la comarca, con decorados ibicencos y tonos blancos por doquier.

El campo de fútbol de Rubiá es la sede de este glamuroso y veraniego evento. Un recinto al aire libre, trabajado al milímetro por todos los organizadores y sus familiares desde hace dos semanas.

Para disfrute de todos los asistentes existen diferentes zonas bien diferenciadas. El puesto de comida, con precios muy asequibles, una zona de relajación, para aquellos a los que los decibelios de la música electrónica no le hagan mucha gracia y, como no, la pista de baile, donde los amantes del techno pueden disfrutar como niños ante las maravillosas mezclas de los artistas que conforman el cartel de este año.

Los artistas de la casa, DJ Tako Guille, Oscar Yáñez, Diego García, Iván Tato, Marcos Saturio y Cristian Vales amenizarán la noche con sus mezclas.

Con motivo de su cumpleaños —10 años ya— la Fiesta Ibiza trajo una serie de novedades y sorpresas. La primera y más sonada en redes sociales fue la presencia de Bárbara Lago, DJ gallega que ha compartido cabina con los mejores artistas del panorama a nivel internacional. La otra sorpresa fue el puesto de comida que salvó la noche a muchos fiesteros y fiesteras.

Además, como si no fuese poco todo lo mencionado, esta fiesta fue lo más asequible posible. Las entradas modificaban su precio dependiendo de si se compraban antes o después de las 22:00h. Las de antes costaban 5 euros y las de después 7, ambas con una consumición incluida.

Aun así, para aquellos a los que no le bastase con una consumición se pusieron los precios más bajos que podrían existir: 2 euros por un agua, un refresco o una caña, 4 euros por una copa, un cachi de cerveza o un cachi de calimocho y 8 euros por un cubalitro, Lo nunca visto en este tipo de fiestas. Y para hacerla aún más ajustada a todos los bolsillos, la organización sacó la opción de bonos: por 20 euros podías consumir seis copas o cachis de cerveza o sino tres cubalitros.

Por décima vez consecutiva, la Fiesta Ibiza nos ha dejado muy buen sabor de boca, tanto a los que son amantes acérrimos de la música techno como los que no. Esperamos la edición del año que viene y más novedades de la mano de los organizadores.

La Fiesta Ibiza Rubiá triunfa por décimo año consecutivo