lunes. 05.12.2022

Septiembre, mes de vuelta al cole y también, al menos en el Colegio Julio Gurriarán de O Barco, vuelta a las movilizaciones. Normalmente, la hora de la salida de un colegio está lleno de gritos, risas, mochilas volando y carreras. Pero hoy en el Centro de Educación Infantil y Primaria, CEIP, Julio Gurriarán no fue así. La comunidad educativa se alzó, en una sola voz, reclamando a la Consellería de Educación, la construcción de un pabellón deportivo en sus instalaciones, “y en una sola fase”.

Los padres llevan años exigiendo esta infraestructura que, como ellos mismos recuerdan, tienen otros centros escolares en O Barco. El pasado año  comenzaron con las protestas que ahora continúan, ya que la Asociación de Madres y Padres, AMPA, del centro no cuenta con ninguna respuesta oficial por parte de la Xunta de Galicia. “La única respuesta que facilita el conselleiro es a través de los medios de comunicación”, señaló uno de los padres, Juan Carlos Domínguez.

Él mismo recordó el periplo recorrido desde el mayo, cuando realizaron una petición a la Conselleria que no obtuvo respuesta. Tampoco la tuvo la recogida de firmas que se envió al presidente de la Xunta, a la delegada territorial de Educación y al conselleiro de dicha área.

Domínguez recordó que en el mes de julio la conselleria envió al concello de O Barco, un proyecto del pabellón “sin preguntarnos a nosotros por ningún aspecto del proyecto, donde se podía hacer o las mejoras a introducir”, destacó. El padre criticó que proyectan construir el pabellón en dos fases. La primera corresponde a la estructura mientras en la segunda incluye los vestuarios, la electricidad, la calefacción,  el pavimento y el resto de las dotaciones. Esta segunda fase, según explicó el padre que figura en el convenio, iría a cargo del concello y sin fecha para su realización. “Lo que quiere construirnos el conselleiro es un almacén”, puntualizó.

Los padres solicitaron la pasada semana, nuevamente, esta infraestructura, “que corresponde a la consellería porque es quien tiene la responsabilidad. El Concello colabora siempre que pueda utilizarlo fuera de horario escolar, pero la responsabilidad es del conselleiro” destacaron desde la comunidad educativa.

Así, hace unos días,  el conselleiro comunicó que se iba a hacer un pabellón con la aportación de 198.000 euros por parte de la conselleria y 150.000 del concello. “El presupuesto total remitido por la conselleria en su proyecto es de 605.000 euros. Tendríamos un almacén infrautilizado porque sin calefacción, vestuarios, pavimentos, electricidad no se puede utilizar”, manifestó Domínguez quien recordó las palabras del representante gallego de Educación señalando que la consellería no hace pabellones municipales “pero hay que recordarles que en otros centros educativos si lo han hecho".

“Exigimos que se haga el pabellón en una unica y exclusiva fase”, concluyó el padre en la protesta que la comunidad educativa llevó a cabo, este mediodía, en el patio del centro, mientras los alumnos comenzaban ya a corear diversas frases como “Cuatro paredes no son un pabellón”.

“Cuatro paredes no son un pabellón”