miércoles. 28.02.2024
undefined
Vitali y Anastasia, dos refugiados ucranianos que hace 4 años cambiaron su destino

Valdeorras es un lugar acogedor. Así lo demuestra la historia de Vitali y Anastasia. Esta pareja ucraniana huyó de sus país hace 4 años, los mismos que llevan viviendo en O Barco. Lo hicieron como refugiados, y es que como explican a Somos Comarca, la situación de tensión lleva años latente en su país. 

Vitali es médico y por aquel entonces enviaban a estos profesionales a las zonas de conflicto. «Yo no quería ir porque estudié medicina, no sabía nada de guerra ni de armas». Por ello, decidieron que era mejor empezar una nueva vida lejos de Ucrania. Su primera parada fue Murcia, donde esperaron tres meses hasta ser aceptados en el programa de refugiados de Cruz Roja que les trajo a Valdeorras.

Durante los primeros años de estancia y mientras convalidaba su título de medicina, Vitali trabajó en un supermercado de la villa. Ahora, ejerce como profesional de la Atención Primaria, mientras sus hijos, presentes hoy en los actos de repulsa a la guerra, se forman en el CEIP Ramón Otero Pedrayo de Viloira.

No fue fácil, como tampoco lo es ahora ver por la televisión la situación por la que pasa su país, en el que todavía residen los familiares de ambos. «Mi madre vive a 500 kilómetros de la zona de guerra. Allí esta todo tranquilo», explica Vitali. Una situación muy diferente a la que están viviendo los padres de Anastasia, que se encuentran a 35 kilómetros de la frontera rusa. «Los soldados tienen bajo control parte de la ciudad. Además, su padre es médico y no le van a dejar salir del país porque tiene 60 años». Tampoco sus amigos pueden hacerlo. Los hombre de entre 18 y 60 años no pueden cruzar la frontera.

Ellos, por suerte, tomaron la decisión mucho antes. Ahora, no dudan en agradecer la labor solidaria que se está desarrollando en Valdeorras, donde se sienten muy queridos. «Gracias de todo corazón».

Vitali y Anastasia, dos refugiados ucranianos que hace 4 años cambiaron su destino