lunes. 27.05.2024
somoscomarca_carballeda_trigal_casapueblo_plaza
somoscomarca_carballeda_trigal_casapueblo_plaza

La última asamblea de la Comunidad de Montes Portela-Trigal ha terminado con denuncias y partes médicos entre los comuneros. Esta reunión estaba programada para el miércoles, 27 de diciembre, a las 11.00 horas en las antiguas escuelas y finalizó con visitas al Hospital Público de Valdoerras.

Según explica a este medio Sara Buitrago, una de las nuevas comuneras avaladas por el Tribunal Superior de Xustiza de Galicia, la reunión se adelantó sin previo aviso a las 10.00 horas. Cuando se enteraron de este cambio, tres de los cinco nuevos integrantes acudieron al lugar y fue entonces cuando comenzó el conflicto. «Fuimos a ejercer nuestro derecho, con un sentencia firme, tras dos años y medio luchando. Pero no pensamos que llegarían al extremo de pegarnos», afirma. 

En su narración de los hechos explica que los comuneros estaban ya en el interior de las escuelas y que Odilio Fernández, el presidente, «estaba en al puerta y no nos dejaba entrar. Le presentamos la sentencia judicial. Entonces, me lanzó contra la pared y me rompió la carpeta». En la denuncia añade además amenazas verbales. 

Minutos después, en un momento de máxima tensión, «apareció el abogado, José Antonio Iglesias, grabando y riéndose. Nosotros habíamos convocado a la Guardia Civil a las 11.00 horas, pero como adelantaron la reunión, no llegaron. Todas las ilegalidades que se puedan imaginar, las cometen».

Fue entonces cuando, en palabras de Sara y como refleja también la denuncia, «el abogado agrede a otro de los vecinos. Tiene 70 años y lo lanzaron por los aires al suelo de la plaza. Está ingresado en Ourense con arritmias porque padece del corazón y tiene otras contusiones». 

Añade que a ella le «pegaron un puñetazo en el hombro y me lanzaron al suelo». Fue entonces cuando Sara se trasladó al hospital, donde el parte médico refleja una omalgia derecha, cervicalgia, policontusiones y ansiedad reactiva.

Además, Sara asegura que vive con miedo en el pueblo. «Estoy sola en casa. Cada vez que llega un coche salgo a mirar, tengo miedo. Estoy amenazada por todo, porque quieren que nos vayamos por el reparto económico».

Este medio de comunicación ha intentado ponerse en contacto con la otra parte del conflicto pero no ha obtenido respuesta.

La asamblea de la Comunidad de Montes Portela-Trigal acaba con una denuncia por agresiones