viernes 3/12/21

La falta de albergue y la poca masificación están convirtiendo este camiño en uno de los favoritos para los peregrinos este 2020

Son pocos los peregrinos que este año han decidido coger su mochila y poner rumbo a Santiago de Compostela. La mayoría, debido a la crisis sanitaria del Covid-19, han decidido posponer sus planes para cuando la situación mejore. Sin embargo, aquellos que sí deciden visitar al Apóstol este 2020, eligen en muchos casos el Camiño de Inverno.



«La verdad sea dicha, dentro de sus características, el de inverno está teniendo una buena acogida», confiesa Asunción Arias, la presidenta de la Asociación de Amigos del Camiño de Inverno a Santiago. Esto se debe a varias circunstancias. La primera, la poca masificación. En este trazado la mayoría de los peregrinos que atisbamos van solos o en parejas, pero es complicado ver grandes grupos, como sí ocurre en otros.

«Resulta también ventajoso que no haya mucho albergue». Y es que, por motivos de seguridad, son muchos los que este año prefieren coger un hostal o pensión en cada final de etapa. «El de Vilamartín, que está abierto, cumple todas las garantías de seguridad». Sin embargo en A Rúa, como explicaba el alcalde Álvaro Fernández a este medio, han decidido crear un convenio con los hosteleros para dar hospedaje a los peregrinos a mejor precio. «La asociación nos ofrecemos a llevarlo con toda la seguridad, pero nos explicaron esto y no nos precio mal».



Un trazado que en la comarca sigue luchando para conseguir esa seguridad que falta en algunos tramos, como el que une A Rúa y Vilamartín o el tramo de la N-536, pero que aun así, cada día gana más seguidores.

Imagen de archivo.

Si desea escuchar la entrevista completa, pinche en el siguiente enlace:

Imágenes de archivo

El Camiño de Inverno, el preferido por los peregrinos durante la pandemia