miércoles. 21.02.2024
Peludines Callejeros de Valdeorras necesita voluntarios, mantas y, sobre todo, adopciones

El frío ha llegado a la comarca y quienes más lo sufren son aquellos que, por desgracia, no encuentran una familia que les de un techo y mucho amor. Es el caso de los perros que se encuentran bajo la tutela de Peludines Callejeros de Valdeorras, protectora que ha experimentado ciertos desafíos debido a la crisis económica, con una disminución en las donaciones de alimentos y recursos esenciales para los animales.

Además, en esta época navideña es importante recordar que una mascota no es un juguete que dejar bajo el árbol y que es necesario tener en cuenta el compromiso que implica incluir un nuevo miembro en nuestra familia. «Adoptar a un perro implica compromiso a largo plazo, ya que los gastos veterinarios, las vacunas y otras necesidades son factores que deben ser considerados».

Y es que, el problema llega cuando estos cachorros se hacen mayores y, en algunos casos, terminan siendo abandonados. «Los perros que se encuentran actualmente en la protectora son en su mayoría adultos, muchos de ellos mayores de siete años». 

Desde Peludines también aprovechan estas fechas para solicitar ayuda de voluntarios para tareas administrativas y para cuidar a los perros en hogares temporales. Pilar destacó la importancia de encontrar hogares de acogida, especialmente para perros mayores con necesidades médicas específicas, como el caso de Vico, un perrito de 12 años con leishmania. «También necesitamos mantas para el frío y algún juguete para que puedan estar entretenidos».

Otra opción para colaborar es el "teaming", una plataforma que permite a las personas donar un euro al mes para apoyar la labor de la protectora. Resaltó cómo pequeñas contribuciones mensuales pueden sumar y marcar la diferencia en la atención de los animales.

Pilar expresó su deseo de que la protectora Peludines Callejeros de Valdeorras pueda dejar de existir algún día, cuando no haya más abandonos.

Peludines Callejeros de Valdeorras necesita voluntarios, mantas y, sobre todo, adopciones