martes 7/12/21
A Rúa

A Rúa alberga más de un centenar de edificaciones protegidas por el plan urbanístico

El alcalde afirma que se están solicitando licencias de reforma y que el planeamiento ha permitido ordenar el municipio

El Plan Xeral de Ordenación Municipal Urbana de A Rúa guarda celosamente el patrimonio arqueológico y monumental de A Rúa en un catálogo que enumera y clasifica el grado de protección de las edificaciones y espacios más singulares del municipio.  Este inventario contribuye a la conservación de las zonas de interés de A Rúa, que cifra en más de un centenar las edificaciones protegidas.

Edificaciones centenarias de la calle Progreso de A Rúa

El alcalde, Luis Fernández Gudiña, señala que el citado inventario establece distintos grados de protección para cada uno de los edificios y zonas de interés. Argumenta que, desde la aprobación del plan urbanístico en 2016, «no ha sido necesaria la redacción de un plan especial de reforma interior debido a que ya permanece perfectamente ordenado y delimitado por el planeamiento y por Patrimonio».

Viviendas protegidas por el plan urbanístico en la Plaza César Conti

El inventario recoge edificios como la Casa de Rebolledo, la Casa de César Conti de O Bouzo, viviendas situadas en la Plaza César Conti de A Rúa Vella, la Casa Grande de Fontei, casas de Vilela, el entorno de Roblido y San Xulián, entre otros muchos espacios de protección. También, todas las iglesias y capillas del municipio como las de San Roque y Somoza, lavaderos, «cruceiros» y antiguas «covas».


El barrio de la Estación es el que tiene más edificaciones protegidas por patrimonio

Asimismo, en el citado catálogo constan parajes naturales con valor arqueológico como As Medorras de Roblido, elementos de interés como la inscripción de la lápida romana de Lucio Pompeyo Reburro ubicada en el entorno de la iglesia de San Esteban y la antigua Casa Consistorial, entre otras muchas.

Capilla de Somoza

El alcalde destaca que, en términos generales, el planeamiento urbanístico, en sus casi tres años de entrada en vigor, ha sido fundamental para el desarrollo urbanístico en el campo de la rehabilitación. «Se han solicitado licencias para reformas que, lógicamente, se dan en función del grado de protección de las viviendas».

Uno de los edificios singulares de A Rúa que lleva deshabitado desde hace más de 30 años

Además, valora que el plan urbanístico ha permitido al Concello ordenar el arreglo de que aquellas viviendas que estaban en ruinas, o que supusiesen un peligro para la población «En estos casos el Concello siempre manda aviso a los propietarios, si bien hay vecinos que han realizado las reformas de motu propio», apunta.

Comentarios
A Rúa alberga más de un centenar de edificaciones protegidas por el plan urbanístico