domingo. 29.01.2023

La pervivencia tiene su razón de ser en su función social, su escaso uso y la elevada inversión que supondría reconvertirlos en pasos superiores o inferiores

La comarca de Valdeorras todavía conserva tres pasos a nivel sobre la vía del tren sólo para peatones. Están enclavados en los municipios de Vilamartín y A Rúa. En este último municipio, se encuentra en pleno casco urbano, en las inmediaciones de la estación del tren y ha sido motivo de discusión política en los últimos años.

Los pasos a nivel perviven por su uso, aún cuando sea escaso, y para cumplir una pequeña función social de acercar a unos pocos vecinos y vecinas a determinados barrios, fincas y zonas de esparcimiento. Eso sí, en el caso de Vilamartín están perfectamente señalizados.

Señalización de paso para peatones sobre la vía en Valencia do Sil (Vilamartín)

Vilamartín cuenta con dos, un paso a nivel exclusivamente para peatones, muy cerca de San Miguel de Outeiro y el área recreativa de O Bañadoiro, y otro emplazado en Arcos para vehículos y peatones. El Concello nunca ha solicitado pasos superiores o inferiores que los sustituyan, entre otras cosas porque la inversión que exigiría sería muy elevada. La seguridad queda sujeta a la responsabilidad de las personas que los utilizan.



El alcalde de Vilamartín, Enrique Álvarez Barreiro, justifica que el paso a nivel de San Miguel es muy antiguo, «siempre estuvo ahí. Nunca solicitamos su supresión porque sigue haciendo un servicio, aún cuando sea pequeño. Es una zona de paso. Lo utilizan los vecinos de San Miguel cuando salen de paseo, a caminar hacia la zona de O Bañadoiro. En su día fue señalizado tal y como indicaron desde Renfe».

Paso a nivel ubicado en Arcos

Igualmente bien indicado está el de Arcos, empleado a pie o en coche, para el acceso a fincas por parte de sus vecinos.  «Los dos están bien señalizados. Pero claro, lo ideal sería que se hicieran pasos elevados o subterráneos», dice el regidor. El problema, añade, es que la inversión sería muy elevada teniendo su escaso uso. «Lo que hay que hacer es poner las medidas de precaución adecuadas para que no sea un peligro y ya existen», añade Álvarez Barreiro.



En A Rúa el paso a nivel es más polémico. Está situado en la calle Circunvalación y conecta con las viviendas electrificadas de Renfe, donde residen vecinas y vecinos. Además, algunos cruzan las vías del tren para ir hasta huertas, hacia O Aguillón y, en verano, hacia las piscinas.

Hace unos años, siendo alcalde el actual portavoz del PP, Avelino García Ferradal, gestionó el proyecto de construcción de un paso inferior que, después, durante el gobierno del actual bipartito, concretamente en 2015, fue rechazado en pleno porque costaría 200.000 euros, entre otras razones.

Paso a nivel para peatones en la calle Circunvalación en A Rúa

«El paso a nivel de A Rúa es peligroso. Al Concello no le hubiese costado más de 60.000 euros y, cuando todo estaba arreglado, con lo difícil que es que haga una obra Renfe, el grupo de gobierno lo rechazó», lamenta Avelino García Ferradal, recordando que se contemplaba un paso inferior bajo la vía del tren a la altura, aproximadamente, de la Plaza de Galicia, por «ser el tramo más corto y factible desde el punto de vista técnico». Y asevera que O Barco hizo su paso inferior y A Rúa se quedó sin ello.



El propio Administrador de Infraestructuras Ferroviarias del Estado—Adif—, ha reconocido en varias ocasiones que es muy difícil reconvertir en pasos inferiores o superiores todos y cada uno de los pasos a nivel que hay en Galicia y España. Eso sí, esa es la tendencia, la supresión o remodelación. Y , a medida que pasan los años, van quedando menos.

Redacción: Susana Prieto

Fotos: Susana Prieto y Sonia Rodríguez

Vilamartín y A Rúa conservan tres pasos a nivel peatonales sobre la vía del tren