viernes. 19.04.2024

Rehabilitar y poner en valor las estructuras ya excavadas del castro de Valencia do Sil. Este será el objetivo del grupo de arqueología e investigación Sputnik Labrego que volverá al citado yacimiento a partir del próximo 12 de junio y durante tres semanas.

Como en ocasiones anteriores, es gracias al convenio con el Máster Interuniversitario de Arqueología y Ciencias de la Antigüedad de la Universidad de Santiago de Compostela lo que permitirá esta investigación que, debido a los comicios electorales, se retrasará respecto a otros años. Serán cuatro estudiantes las que, acompañadas por los expertos de Sputnik, realizarán estos trabajos.

En esta ocasión, tal y como ha confirmado Carlos Tejerizo, director arqueológico de esta intervención, el objetivo será restaurar las estructuras arqueológicas que ya se habían excavado en los años 60 y 70, realizadas por Os Escarbadores, del arqueólogo Santiago Ferrer, José Fernández y del IEV, y ponerlas en valor. “También se trabajara en las que hemos excavado y analizado nosotros. El objetivo será la consolidación y restauración de las estructuras”, puntualizó el experto quien detalló que en próximos años seguirán con estos trabajos de puesta en valor. “También se ampliará la excavación pero el principal objetivo será la consolidación”, ha matizado.

De este modo, y aunque en esta campaña todavía no se instalará la cartelería, se dará sentido al yacimiento “que es difícil de entender. Además, es necesaria la conservación ya que las estructuras están delicadas y el clima también le afecta”, puntualizó.

Para ello se unirá a los excavadores un equipo de restauración especializado en estructuras arqueológicas de este periodo para dar contenido histórico del sitio, de forma que se convierta en un recurso patrimonial de primer orden para la comarca.

Castro de Valencia do Sil

Las investigaciones realizadas han detallado que hubo dos momentos de ocupación en el sitio: Entre el año 100 antes de nuestra era y el 150 después (siglo I y II). El sitio se abandona un par de siglos y vuelve a ser ocupado un siglo después, entre el 300 y 450 (siglo IV y mediados del siglo V, después de nuestra era). Fue este último cuando más impacto tuvo.

En el mismo se han encontrado estructuras domésticas como viviendas. Una de las más llamativas es una gran casa cuya tipología es más parecida a la casas de las ciudades romanas que a las viviendas del campo. Ahí fue hallada una pulsera de bronce decorada y un vidrio decorado, elementos que en época romana implican la buena posición o alto nivel de sus moradores. Y también, se encontró un buen puñado de monedas.

También hay una segunda vivienda, una “casa romana”, donde hay dos hallazgos interesantes: un canal de agua, que de nuevo habla de una organización casi urbanística con sistema “sofisticado, que está muy bien hecho y que pensamos que tiene continuidad y que está situado detrás de la citada casa”; así como “estucos” pintados en la casa, que de nuevo certifican el alto nivel de la familia que la habitó.

Sputnik Labrego vuelve a Valencia do Sil para restaurar las estructuras ya excavadas