miércoles 8/12/21

Los vecinos votaron "no" a la ubicación de la depuradora en la EDAR. La solución pasa ahora por colocar un saneamiento en Arcos y otro en Valdegodos

Este sábado, 3 de octubre, los vecinos de Arcos dijeron "no" a ubicar la Estación Depuradora de Aguas Residuales —EDAR— en el llano. Fueron 14 días vecinos los que asistieron a una votación que resultó con 10 votos en contra y 4 a favor. «Entiendo que el resto del pueblo admite lo que diga la mayoría. Ahora tenemos un problema serio encima de la mesa». confiesa el alcalde de Vilamartín, Enrique Álvarez Barreiro.



Hasta este momento, el principal objetivo era conseguir el presupuesto para hacer la depuradora. La Confederación Hidrográfica Miño-Sil haría el proyecto y estaba encima de la mesa destinar 700.000€ a las obras. «Ahora no hay donde colocarla. Tenemos que buscar otra opción. A ver si me siento con el presidente de la Confederación para buscar otra posibilidad».

Esta podría pasar por bajar las aguas que vienen de Córgomo por Valdegodos y tratarlas aquí en un saneamiento y en Arcos «poner otro saneamiento bajo la vía si hay alguna zona que no se inundable». En cuanto a la zona industrial, cada empresa debe limpiar sus aguas antes de verterlas y «habrá que bombearlo al de Arcos».



El alcalde ha querido hacer hincapié que los vecinos debe ser conscientes y «consecuentes porque acabamos vertiendo todo al río. Cuando no moleste a uno, molestará a otro».

«Ahora hay que buscar otra opción para colocar la depuradora»