sábado. 02.07.2022

El concello de A Pobra de Trives ha pedido a subdelegación de Gobierno una mayor presencia de las Fuerzas de Seguridad del Estado ante los robos de castañas en los soutos del municipio. Robos que, en alguna ocasión, han finalizado con una agresión por parte de los ladrones al dueño de los árboles.

El alcalde del concello, Francisco José Fernández se dirigió ayer al subdelegado de gobierno, Roberto Castro señalando que esta actuación ilícita se ha dado, no solo en la presente temporada, sino en los últimos años y que conlleva robos, amenazas y agresiones por parte de un colectivo de etnia gitana hacia los vecinos que poseen sotos en la zona de Penafolenche. “Á vista da alarma e medo entre os vecinos que non poden ir solos e tranquilos a realizar a campaña da recolleita da castaña”, asegura el primer edil que solicita que la Guardia Civil patrulle dicha zona, con los efectivos necesarios y diariamente con el fin de disuadir a los ladrones.

Por otra parte, los vecinos propietarios de estos soutos han comenzado a recoger firmas con el fin de realizar una denuncia colectiva y exigir una mayor vigilancia, no solo en Penafolenche sino también en Sás de Xunqueira. Se muestran hartos de estos robos y, como se asegura desde el concello, señalan que son grupos numerosos y que llegan a agredir a quien increpa sus acciones.

Añaden que la pasada semana un vecino que intento coger la matrícula del coche en el que se desplazaban los ladrones fue agredido y en el día de ayer, los vecinos se encontraron con un grupo de 20 personas llevándose sus castañas. Por esta razón, dieron aviso a la Guardia Civil que se personó en el lugar así como la Policía Autonómica.

No es la primera vez que las fuerzas y cuerpos de seguridad se personan en el lugar. El pasado sábado, y dentro de la andaina organizada desde el concello, dos agentes de paisano se confundieron entre los caminantes para identificar a quienes estaban robando en los soutos por los que discurría la ruta.

El primer edil aseguró que esta petición llega ante el incremento de los robos y la gravedad de los hechos acontecidos hasta la fecha dado que los vecinos sienten temor. Además, Fernández destacó la pérdida económica que supone para muchas familias del municipio estos robos ya que los ladrones se llevan todo el fruto que en este momento, se está vendiendo a más de 1,20 euros el kilo.

Por último, el alcalde pidió que, al igual que se hace con la uva, los lugares donde se vende la castaña realicen controles para saber si el fruto ha sido robado o no.

Trives pide mayor seguridad ante el robo continuado en los sotos de castañas